“Autoridad no debe violar ley para atacar el crimen”

El subdirector de la Secretaría de Gobernación expresó que en toda la historia, la tortura no ha logrado traer paz a la sociedad.
El Gobierno no puede tener una "patente de corso", puntualizó el funcionario federal.
El Gobierno no puede tener una "patente de corso", puntualizó el funcionario federal. (Carlos Rangel)

San Nicolás de los Garza

Enfrentar la violencia e inseguridad haciendo a un lado el respeto a los derechos humanos e infringiendo la ley nunca ha servido para proveer la paz en una sociedad, sostuvo Roberto Campa Cifrián, subdirector de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

No obstante, reconoció que es la mayoría de las voces las que alientan a los gobiernos a que, en momentos de violencia, tengan una respuesta dura, contundente, bajo el argumento de que es la única forma de enfrentar a los criminales.

“Debemos reconocer que esta argumentación encuentra sustento muchas de las veces en lo que piensa la mayoría, en lo que exige una ciudadanía harta de soportar delincuentes que roban en el transporte colectivo, extorsionan, que asaltan, que violan, que secuestran, que matan por un teléfono o un reloj, que desaparecen a sus adversarios o servidores públicos para dejar claro quién manda en una plaza, todo esto es cierto.

“Pero debemos recordar que ninguna solución verdadera está en asumir como fatalidad que sólo se puede hacer cumplir la ley, violando la ley, que como los delincuentes trasgreden la ley, la autoridad tiene una patente de corso para enfrentarlos sin respetar la ley”, señaló.

Dentro de su participación en el seminario Derechos Humanos y Administración Pública a la Luz de los Principios Constitucionales, en la Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Roberto Campa recurrió a la memoria para dejar en claro que la paz no llega a una sociedad si sus gobiernos no respetan la ley.

“Nunca en la historia una autoridad que tortura o que desaparece personas, que hace sistemáticamente un uso desproporcionado de la fuerza, que ejecuta arbitrariamente, pacifica una sociedad; esa es una puerta falsa, no resuelve los problemas de violencia en una sociedad.

“La historia, si revisamos lo que sucede en todo el mundo, nos muestra tercamente, que sólo se garantiza la convivencia armónica respetando la ley y así haciéndola respetar”, puntualizó.

Por otra parte, el funcionario federal destacó que su presencia en la entidad servirá para promover en el estado el establecimiento de un programa estatal de derechos humanos.

“Tenemos programadas reuniones con autoridades del estado y con organizaciones de la sociedad para impulsar la elaboración de un programa estatal de derechos humanos para el estado de Nuevo León.

“Estos programas son, ante todo, procesos de diálogo con la sociedad civil para construir un diagnóstico y una ruta de trabajo que de solución concreta a los problemas”, precisó.

Contra “vox populi”

Roberto Campa Cifrián reconoció que en muchas ocasiones la mayoría de los ciudadanos es la que pide a los gobiernos reaccionar de forma “dura”.

Admitió que la gente está cansada de soportar delincuentes que roban en el transporte colectivo, extorsionan, asaltan, que violan, secuestran o matan.

Dijo que la historia “nos muestra tercamente, que sólo se garantiza la convivencia armónica respetando la ley y así haciéndola respetar”.