Investigación de accidente de Mapimí le compete al MP

Por ser el contrato entre una empresa y particulares o el chofer con particulares, legalmente la dirección General de Transportes no tiene injerencia en las indagatorias del accidente del sábado.
El autobús era del año 1992.
El autobús era del año 1992. (Martín Piña)

Durango

Por ser el contrato entre una empresa y particulares o el chofer con particulares, la dirección General de Transportes en el Estado de Durango, legalmente no tiene injerencia en la investigación que se realiza por el accidente sucedido el sábado por la tarde-noche en el municipio de Mapimí.

Hasta que no se concluyan con los peritajes, se conocerá cuál fue la falla para que se diera este accidente.

El director de la dependencia, Juan Soto Ledesma, explicó que su jurisdicción se limita a los autobuses de ruta que se encuentran con un itinerario definido en la ciudad, en las áreas rurales y en este caso, el contrato se realizó entre particulares.

Aseguró que en la investigación se encuentra a cargo netamente del Ministerio Público, por ser un servicio privado o denominado como de Turismo.

Hasta que no se conozcan los resultados de la investigación, se podrá deslindar responsabilidad en caso de haberlas.

Además el vehículo en el que se sufrió el accidente, data del año 1992, por lo que se presume que su vida útil ya terminó.

Sobre si sería la Fiscalía General del Estado la que realice el trabajo de sancionar al culpable de la avería, o será la Procuraduría General de la República, indicó que cuando se concluya el proceso de recolección de pruebas, se sabrá cuál de las dos dependencias llevará el caso.

Aclaró que este tipo de contrataciones como la del caso, la dirección General de Transportes no las vigila o supervisa, pues el marco legal no se encuentra sujeto a este tipo de viajes de turismo.