Aumentan deportaciones de niños hacia México

No solo se trata de menores con nacionalidad mexicana, sino también extranjeros que se quedan desamparados y que en este momento son requeridos por grupos delictivos
Del total de jóvenes deportados, de 70 a 80 por ciento son varones, quienes llegan en condiciones bastante delicadas.
(MILENIO)

Ensenada

En lo que va del año, 887 menores de todas las edades fueron repatriados de Estados Unidos a México, por lo que de continuar la tendencia de deportaciones, el año concluirá con un incremento de alrededor del 40 por ciento, respecto a 2013.

Rodulfo Figueroa Pacheco, delegado del Instituto Nacional de Migración en Baja California, estuvo en la sesión del Consejo Estatal de Atención al Migrante, que se llevó a cabo en Ensenada, donde reveló que es preocupante la cifra de deportaciones de niños.

Tan solo en el año anterior, las autoridades estadounidenses regresaron a mil 850 menores; la mayoría intenta regresar a sus hogares y lo hacen incluso de manera ilegal, poniendo en riesgo su vida.

"Es más difícil para los padres regresar a sus comunidades de origen. Esto significa que mandan a sus hijos con terceros, y estos terceros son quienes conducen a los niños hacia los Estados Unidos con todos los riesgos inherentes. Es un acto de fe confiar en que una persona va a entregar a un menor de siete años en alguna otra parte de los Estados Unidos sin tener un vínculo familiar con este menor", advirtió.

Aclaró que no sólo se trata de menores con nacionalidad mexicana, sino también extranjeros que se quedan desamparados y que en este momento son requeridos por grupos delictivos.

"Evidentemente habiendo tenido contacto con organizaciones criminales que se dedican a la falsificación de pasaportes y tráfico de personas, estas organizaciones que existen no nada más para ayudar a un migrante, para conducirlo a una vida mejor, sino también existen para ayudar a los delincuentes para atravesar fronteras, no podemos decir que una persona que vende un pasaporte falso es una persona que está ayudando a alguien. Es un delincuente, hay que agarrarlo y hay que meterlo a la cárcel", recalcó.

Figueroa Pacheco agregó que a través del Inami se tienen las "antenas" encendidas en este tema y que han podido avanzar gracias al apoyo del DIF estatal, quien presta atención a un número considerable de niños.