Aumenta cifra de adultos mayores que dejan en asilos

En el municipio fronterizo, ha ido creciendo el número de personas que ingresan a sus familiares de la tercera edad en los asilos, por lo que es ya una grave problemática social.
Cada vez más ancianos son ingresados por sus familiares a los asilos.
Cada vez más ancianos son ingresados por sus familiares a los asilos. (Verónica Cruz)

Reynosa

La Procuraduría de Protección al Menor, la Mujer y la Familia del Sistema DIF Municipal, informó que toda vez que se ha incrementado la cifra de personas que van a solicitar informes sobre cómo se puede albergar a los abuelitos, pedirán sanciones para los hijos que tengan a sus adultos mayores en el abandono.

Carlos Eduardo García Juárez, procurador de ésta dependencia en Reynosa, señaló que durante el 2015 se presentaron 35 personas con la intención de abandonar a sus padres en la Casa Hogar de los Abuelitos, por lo que ya se trabaja para sensibilizarlos y evitar vejaciones hacia este sector tan vulnerable de la población.

"El Estado de Tamulipas tiene una Ley propia para las personas de la tercera edad que es la Ley de los Derechos de los Adultos Mayores y ahí vienen muy claramente las responsabilidades, obligaciones y sanciones, también dentro del Código Penal existe el delito de abandono de personas, que es tipificado como un delito, además de que la negligencia y omisión de los cuidados se les considera como violencia familiar", recalcó.

"Cuando son maltratados físicamente o emocionalmente, están totalmente abandonados y su situación de salud es demasiado precaria debido a la negligencia de los hijos o nietos que no les dan la más mínima atención se opta por presentar una querella de ley ante el Ministerio Público, donde por tratarse de personas de la tercera edad el Sistema DIF interviene y colabora con la inspección a los abuelitos, brindándoles asesoría psicología y trabajo social", comentó.

En ese sentido, la presidenta de la Asociación Civil "Corazones Jóvenes" en esta frontera, Juanita Sánchez Jiménez, lamentó que tan solo el 2015, más de 300 ancianitos que atienden en el asilo a su cargo, sufrieron el abandono por parte de sus familiares.

"En el asilo atendemos a alrededor de 500 abuelitos, la mayoría de ellos están solos, no saben nada de sus hijos, no acude a verlos ningún familiar y eso es maltrato psicológico, nosotros lamentamos la violencia emocional que sufren nuestros adultos mayores hoy en día", expresó.

"Lamentablemente no se le da mucha difusión, y a las asociaciones nos hace falta insistir o gestionar para que se aplique esa ley, son abuelitos que como nadie aboga por ellos a pesar de la autoridad, no hay quien esté haciendo presión para que se ejerza", refirió.

Cabe destacar que hoy en día los organismos defensores de las garantías individuales desconocen las cifras exactas de violencia cometida contra los adultos mayores, siendo ya una problemática que crece con celeridad en cada núcleo familiar de nuestro país.