Aumenta en 4 años 175% gasto para La Primavera

Fortaleza al interior, con un OPD en vías de consolidación; amenazas externas, por carreteras, fraccionamientos e infraestructura
Venado en el bosque, del programa de fototrampeo de La Primavera
Venado en el bosque, del programa de fototrampeo de La Primavera (Especial)

Guadalajara

El área de protección de flora y fauna La Primavera, que hoy cumple 36 años del decreto presidencial que le dio vida legal, presume un incremento presupuestal acumulado en tres años de 175 por ciento, inventarios de flora y fauna que acreditan más de 1,200 formas de vida, así como servicios ambientales que si fueran tasados económicamente serían multimillonarios. 


Y no obstante, la demarcación del poniente de Guadalajara no ha podido resolver sus desafíos más grandes: la progresiva “insularidad” de su territorio, cercado por carreteras e infraestructura que rompen sus corredores de especies y a la larga, podrían desencadenar procesos de degradación y extinción, y el daño hormiga de sus recursos por moradores de una ciudad que, con casi cinco millones de habitantes, no ha sabido valorar un espacio natural privilegiado que, por citar un dato, permite que las temperaturas promedio sean de uno a dos grados más bajas que en los entornos semidesérticos de las regiones vecinas.

Según datos difundidos por la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Magdalena Ruiz Mejía:, de 2012 a 2016 “el presupuesto ha aumentado en 175 por ciento, pues pasó de 7 millones de pesos en 2012 a 19.3 millones de pesos en 2016”, lo que hace la de este año la mayor asignación de la historia de la reserva.

“Con más recursos, el Bosque La Primavera tiene más elementos frente a sus vulnerabilidades, entre ellas los incendios forestales”, que han descendido en superficie y número de forma notable; hay además un “modelo de gestión único en el país; el organismo público descentralizado […] en el que se trabaja de la mano con la sociedad civil y la academia, con una junta de gobierno en la que tienen presencia dependencias estatales, dependencias federales, municipios, propietarios, ejidatarios; además, un comité ciudadano con ocho organizaciones de la sociedad civil, cuatro universidades y cuatro representantes de propietarios; además de un comité científico”, señala la titular.

Debe señalarse que aunque no han prosperado las impugnaciones contra esta nueva estructura jurídica, no hay consenso entre los dueños del bosque respecto a la existencia del OPD.

La Semadet asegura que el área protegida federal, cedida por convenio de manejo al gobierno de Jalisco, “se consolida innovador esquema de pago por servicios ambientales con fondos concurrentes en una coordinación de gobierno del Estado, gobierno federal, sociedad civil (Reforestamos México) y el núcleo agrario de San Agustín” (uno de los pocos que no está en controversia legal con el OPD). Lo que da un fondo de 1.6 millones de pesos con un periodo de compromiso de 2014 a 2018 para la conservación de una superficie ejidal de 650 hectáreas, lo que incluye manejo de combustible y conservación del suelo. También se maneja un proyecto con el ejido La Primavera. Hay apoyo para la Cooperativa de artesanas Ocotlalli, con la construcción de centro de acopio y de exhibición de artesanías, entre otros proyectos.