Desorden pero sin fraude en auditoría de Simas

Vinculan la salida de Jesús Campos de la gerencia con el descontrol que detectó el consejo y por cuestiones políticas mantuvo mucha gente que no hizo bien las cosas, señaló Eduardo Castañeda.

Torreón, Coahuila

La auditoría que se realizó al ejercicio 2011 del Simas Torreón evidenció un desorden contable, según el acta presentada este miércoles por el auditor Luis Javier Alfaro García ante el Consejo de la paramunicipal y medios de comunicación.

El auditor habló de deficiencias en el control interno contable del sistema operador de agua, pero no definió impacto en las finanzas o daño patrimonial por las irregularidades, debido a la falta de tiempo para la revisión.

Félix Pérez Murillo reconoció que se encontró un desorden grave la paramunicipal pero no hay fraude.

La auditoría se limitó al 50% de los aspectos del ejercicio, según el propio auditor, ya que dispuso de sólo 58 días, lo que admitió que es un tiempo muy corto para examinar un año completo, cuando se encontró "un rompecabezas".

En el tema en el que se encontraron más errores o ineficiencias contables fue en el de los activos fijos o bienes comprados por el sistema, según los auxiliares entregados por el departamento de Contabilidad, dado que se detectaron errores en las pólizas.

"Examinando la contabilidad nos damos cuenta que aquí es donde hay más errores, porque las compras las meten directamente al almacén, de almacén a activo fijo y de ahí las mandan como salidas de almacén, es decir, que el resultado contable lo unen, en lugar de separarlo, como debe ser compras, activo fijo e inventario y darle salida a cada una de las cosas que entran".

Señaló que estos errores contables son muy importantes porque la contabilidad presenta defectos, no hay una secuencia contable y cambian las cuentas.

Dijo que no se puede considerar que haya dolo o fraudes, ya que la papelería está respaldada en el área de Contabilidad.

Grave desorden

Félix Pérez Murillo, secretario técnico y vocero del Consejo del Simas, reconoció que se encontró un desorden grave en la paramunicipal, que no se puede seguir sosteniendo, sin embargo reiteró que no hay fraude, dado que la mercancía adquirida cuenta con facturas y de los cheques que se expidieron existen comprobantes.

Se señaló como responsable al titular del departamento de Contabilidad, Rubén González, pero aún no define el Consejo la forma en la que se procederá.

Tampoco se determinó si continuará la auditoría a la paramunicipal, como recomendó el despacho contratado.

El argumento al respecto del secretario técnico es que va a esperar a que la Auditoría Superior del Estado entregue las observaciones de los ejercicios 2011 y 2012.

Para el Consejo son nuevas las deficiencias encontradas y que se acatarán las recomendaciones del auditor para eficientar la contabilidad.

Algunos de los consejeros responsabilizaron al ex gerente de Simas, Jesús Campos, de quien se dijo incluso que nunca tuvo el control del sistema y por ello “abandonó el barco”.