Auditoría Superior del Estado es tapadera, acusa Rebeca

La diputada local del PAN señala que el Congreso del Estado se encuentra en una zona de confort, porque el encargado del despacho de la ASE protege a varias corrientes políticas.

Monterrey

El Congreso del Estado se rehúsa a nombrar un nuevo auditor porque está en una zona de confort que le proporciona el encargado de la Auditoría Superior del Estado, para ser tapadera de irregularidades, afirmó la diputada local panista Rebeca Clouthier Carrillo.

Cuestionada sobre las cuentas públicas aprobadas con irregularidades en algunas comisiones, la legisladora local panista y presidenta de la Comisión de Vigilancia afirmó que se tiene un auditor Superior del Estado a modo de los intereses de unas y otras fuerzas políticas representadas en el Poder Legislativo.

Recordó que tras el fallecimiento de Sergio Marenco, la Auditoría Superior del Estado quedó a cargo de un interino, y añadió que hasta ahora el Congreso no ha nombrado uno nuevo porque le conviene seguir en esa zona de confort.

¿Algunos diputados están cuestionando que el auditor está midiendo con diferente vara?

“Está una zona de confort y, efectivamente, tiene más adeptos y más similitudes con otras corrientes, por eso hay gente que dice que los protege y porque también hay conveniencia de las otras fuerzas del Congreso de que no haya auditor, porque es a modo porque es tapadera y es a conveniencia de que no salga la cloaca", afirmó la diputada Rebeca Clouthier, sobre las cuentas públicas aprobadas con irregularidades.

Al ser abordada al término de la sesión ordinaria, Clouthier Carrillo comentó que no hay pretexto alguno para que el auditor suplente realice su trabajo, porque la ley le confiere todas las facultades para llevarlo a cabo.

“Las cuentas públicas se nos han brindado por parte de las Auditoría, nosotros somos quienes tenemos que revisarlas el hecho de que aquí se estén aprobando o rechazando, (cuentas públicas) ésa es nuestra función, no le veo cuál sea el problema; el auditor existe, no es el definitivo, porque es uno que está de suplente mientras nombramos al nuevo auditor.

“El trabajo de la Auditoría no debe pararse y sigue, si no ¿dónde estaríamos?, no tendríamos la certeza de lo que se está haciendo, sin embargo, es un auditor sustituto y él tiene todas las facultades de ley para hacer la chamba sin ningún pretexto”, comentó la también presidenta de la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado.

En diciembre pasado, el Congreso del Estado fracasó en su segundo intento por elegir al nuevo titular de la Auditoría Superior del Estado, al no alcanzar un consenso entre el PAN y el PRI, donde cada uno llevó al Pleno su propia propuesta.