Atienden a más de 90 mil pacientes con diabetes en la entidad

El estado de Puebla ocupa el lugar 12 a nivel nacional en la tasa de incidencia
Las personas con diabetes sufren diversos padecimientos.
Las personas con diabetes sufren diversos padecimientos. (Héctor Mora)

Puebla

En la más reciente encuesta de cobertura PrevenIMSS en la delegación de Puebla, el número de casos prevalentes de diabetes mellitus es de 90 mil 99, de los cuales el 90 por ciento son tipo 2.

Además, la entidad ocupa el lugar 12 a nivel nacional en tasa de incidencia con más de 382.17 casos por cada 100 mil derechohabientes.

Por tal motivo, se implementó la estrategia PrevenIMSS y en Puebla y desde el 2008 se ofrece los diversos servicios de control al paciente diabético a través de los módulos DiabetIMSS ubicados en las clínicas No. 1 (Paseo Bravo), 55 (Amalucan), 57 (La Margarita), 6 (Plaza San Pedro) y la 2 (Bulevard 5 de Mayo).

De acuerdo con la doctora Gabriela Sotomayor Flores, coordinadora de Salud Pública en la delegación IMSS Puebla, la diabetes mellitus es una enfermedad metabólica crónica que actualmente se presenta en pacientes más jóvenes, por lo que debe tratarse adecuadamente ya que sus complicaciones pueden ser fatales.

Estas acciones están enfocadas en buscar la corresponsabilidad del paciente y su familia, de manera que el módulo diabetIMSS está integrado por el médico familiar, una trabajadora social, una enfermera, un psicólogo, nutriólogo y estomatólogo, a fin de ofrecer una serie de acciones que ayudarán al paciente con su enfermedad.

En diferentes sesiones, y de manera personalizada, se abordan temas desde la definición de la enfermedad, los cuidados que requiere cada paciente, la alimentación correcta, la influencia de los factores de riesgo como la obesidad y sobrepeso, así como las actividades que debe modificar en su estilo de vida.

La especialista resaltó que el objetivo es generar conciencia de que la diabetes mal cuidada o detectada en etapas tardías trae consigo complicaciones muy graves como la pérdida de la visión, pie diabético, amputación de extremidades y en el peor de los casos falla renal, que terminará en una muerte temprana.

La especialista refirió que los buenos hábitos empiezan en la niñez, porque es importante enseñar a nuestros pequeños a beber agua simple en lugar de bebidas azucaradas o refrescos, inculcar buenos hábitos alimenticios y propiciar la actividad física familiar.