Atiende Cruzada a cerca de 50 mil hidalguenses

En el estado se dio una atención en los municipios de Huehuetla, Huejutla de Reyes, San Bartolo Tutotepec, Xochiatipan y Yahualica.
La Cruzada Nacional contra el Hambre se realizó en la zona serrana y la huasteca.
La Cruzada Nacional contra el Hambre se realizó en la zona serrana y la huasteca. (Cortesía)

Pachuca

En abril del 2013, a través de un convenio con el gobierno federal, Hidalgo fue incluido en la Cruzada Nacional contra el Hambre con cinco municipios de alta marginación: Huehuetla, Huejutla de Reyes, San Bartolo Tutotepec, Xochiatipan y Yahualica.

La Cruzada se enfocó en dar atención a 7.4 millones de personas que sufren de pobreza extrema y desabasto alimentario, ubicadas en 400 municipios de alta marginación, determinados por el Coneval.

Con los cinco municipios de Hidalgo que se integraron a la Cruzada Nacional contra el Hambre, se atendieron a poco más de 48 mil personas.

Este programa del gobierno federal tiene el propósito de garantizar el acceso a la alimentación, la salud, la educación, la vivienda, la seguridad social y los servicios de infraestructura básica en las comunidades más pobres del país.

El gobierno federal en conjunto con la administración estatal a través de la Cruzada Nacional contra el Hambre llegaron a las zonas serranas y de la huasteca, donde se localizan tres comunidades indígenas con alimentación, salud, educación, vivienda y agua potable.

Se trató de una coordinación interinstitucional e intersecretarial en donde el objetivo era abatir la pobreza extrema y carencia alimentaria.

La Cruzada contra el Hambre tiene los objetivos de: cero hambre a partir de una alimentación y nutrición adecuada de las personas en pobreza multidimensional extrema y carencia de acceso a la alimentación; eliminar la desnutrición infantil aguda y mejorar los indicadores de peso y talla de la niñez.

Además de aumentar la producción de alimentos y el ingreso de los campesinos y pequeños productores agrícolas; minimizar las pérdidas post-cosecha y de alimentos durante su almacenamiento, transporte, distribución y comercialización;  y promover la participación comunitaria para la erradicación del hambre. En este contexto, el presidente Enrique Peña Nieto hará un balance de la Cruzada Nacional contra el Hambre el 21 de enero en el estado de Hidalgo, antes de viajar a Davos, Suiza, para asistir al Foro Económico Mundial.

El primer mandatario dará a conocer los avances de la estrategia nacional para combatir la pobreza alimentaria a diez meses de su lanzamiento, en la que participan cinco municipios de la entidad: Huehuetla, Huejutla de Reyes, San Bartolo Tutotepec, Xochiatipan y Yahualica.

Entre los temas que abordará se encuentra el programa Oportunidades, el cual, según el gobierno federal, fue reestructurado para que quienes son derechohabientes tengan una opción productiva y puedan, verdaderamente, superar sus condiciones de rezago social.

Así como la cobertura de la tarjeta alimentaria Sin Hambre que los beneficiarios intercambian por 13 productos básicos, además de la construcción de los comedores comunitarios, las escuelas de tiempo completo, los huertos familiares y la producción para la autosuficiencia. Recientemente, la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, adelantó algunos de los resultados de este programa sexenal, “nosotros establecimos una población objetivo de siete millones de mexicanos que están en esa condición de pobreza extrema alimentaria y hoy podemos decir a tan solo diez meses que ya estamos llegando a tres millones y medio de esta población objetivo”. La política social tiene un enfoque de derechos y se ha desterrado la palabra beneficiario para incorporar la de derechohabiente, “porque son hombres y mujeres que tienen derechos que establece la Constitución”.

Claves

Los objetivos

- Los cinco objetivos de la Cruzada Nacional son: cero hambre a partir de una alimentación y nutrición adecuadas de los mexicanos con extrema pobreza y con carencia alimentaria severa.

- Eliminar la desnutrición infantil y mejorar los indicadores de crecimiento de niños y niñas, aumentar la producción y el ingreso de los campesinos y pequeños productores agrícolas

- Además de minimizar las pérdidas post-cosecha durante el almacenamiento y transporte, así como en los comercios, y promover la participación comunitaria.