Asociaciones civiles se manifiestan en contra de Monterrey VI

Entre los puntos que destacan se encuentran los graves daños a cuencas de ríos, alternativas económicas, por lo que promoverán acciones legales en contra del proyecto. 
La obra llevaría agua desde el río Pánuco hasta Linares, Nuevo León.
La obra llevaría agua desde el río Pánuco hasta Linares, Nuevo León. (José Luis Tapia)

Monterrey

Asociaciones civiles del estado demandaron, de nueva cuenta, el paro de actividades relacionadas al proyecto Monterrey VI, pues consideran traerá graves daños a las cuencas de los ríos Pánuco y San Juan. 

Organizaciones como Movimiento de Activación Ciudadana, El Narval, Ánima Urbis, Academia Nacional de Arquitectura, Mundo Sustentable y Reforestación Extrema mencionan, a través de un  comunicado de prensa, 6 puntos importantes por los cuales la obra no debe llevarse a cabo, entre los que señalan a la creación del acueducto como un crimen ecológico a la cuenca del río Pánuco. 

Recalcan que en la actualidad y en un futuro razonable no es necesaria la creación de fuentes adicionales de agua, y, en caso de que se llegase a requerir, existirán alternativas mejores, más económicas y que respeten en mayor medida la ecología. 

También subrayan que proyectos de tal trascendencia deben ser consultados ampliamente con la comunidad y estar sujetos a total transparencia, además que, de acuerdo a la Constitución mexicana, el estado no debe asumir obligaciones o cargas financieras de esa naturaleza sin aprobación del Congreso, algo con lo que el proyecto no cuenta. 

Sostienen que promoverán las acciones legales que procedan, así como también convocarán la intervención de expertos y organismos internacionales especializados en asuntos de medio ambiente. 

De igual manera, hacen un llamado a la comunidad en general, esperando contar con sus aportes de opiniones y apoyo para poder convencer al estado de frenar la obra.

Monterrey VI tiene como principal objetivo la construcción de un acueducto de 520 kilómetros de longitud, el cual garantizará el suministro de agua potable en un plazo de 50 años, al trasvasar el líquido de la cuenca del Río Pánuco a la Presa Cerro Prieto. Sin embargo, a pesar de algunos analistas le han dado un voto de confianza, diversas asociaciones civiles y ambientalistas no comparten la misma opinión.