Ser voluntario es dar tiempo a quien lo necesita

Con 22 años como voluntaria en el asilo Dr. Samuel Silva en Torreón, María del Carmen Ponce de León, aseguró que es necesario que los jóvenes hagan conciencia y acudan a aportar su granito de arena.
"La gente se queja de la situación actual del país, sin embargo no hacen nada para ayudar a cambiar las cosas".
"La gente se queja de la situación actual del país, sin embargo no hacen nada para ayudar a cambiar las cosas". (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

María del Carmen Ponce de León, voluntaria del asilo Dr. Samuel Silva en Torreón, compartió que ser voluntaria significa dar amor y entregar tú tiempo a quién más lo necesita.

"En mi caso, me levanto todos los días a las 5 de la mañana, hago ejercicio, regreso a casa, me baño, preparo el desayuno y vengo a brindar toda la mañana a estos abuelitos abandonados".

"La gente se queja que no le gusta la situación actual del país, sin embargo no hacen nada para ayudar a cambiar las cosas, yo aporto mi pequeño granito de arena, junto con las otras voluntarias".

"Veo cómo la gente llega sola, enferma, sin hijos, sin familiares, que lo han dado todo y sin embargo los hijos abusaron de ellos, les quitaron sus casas, falta mucha conciencia de lo que significa ser viejo".

La señora Carmen explicó que hay voluntarias con más de 40 años de servicio, ella cumple 22 años en este asilo de ancianos, viene a diario, mientras que las otras voluntarias acuden de martes a jueves.

"Los martes se organiza lotería para todos los adultos mayores, los sacamos de día de campo, los llevamos al teatro, a la feria, siempre estamos ideando actividades para entretenerlos, ellos merecen todo eso y más, son personas que lo han dado todo, justo es que los últimos días de su vida la pasen bien en esta casa".

La gente que quiera formar parte del grupo de voluntarias se puede integrar a esta hermosa acción de ayuda y amor al prójimo, de preferencia que sea gente joven, comprometida con el servicio.

"Yo soy voluntaria porque me gusta ayudar, he encontrado mucho aprendizaje en esta casa, tengo 65 años y en este lugar he aprendido que los que somos adultos mayores tenemos que cuidarnos en salud, dinero, estar bien con la gente".

María del Carmen Ponce de León exhortó a los jóvenes a hacer conciencia de que tarde o temprano todos seremos viejos, que así como tratan a sus ancianos, así serán tratados por sus hijos o familiares, "el ejemplo arrasa, las palabras se las lleva el viento", concluyó.