"Ayotzinapa detonó mayor conciencia de la gente": Arzobispo de Durango

El prelado tomó las riendas de la iglesia duranguense hace 2 meses y en entrevista, habló de catequesis social, política e inseguridad, donde se dijo "dentro de la línea de la democracia".
Yo pienso que la educación es la llave maestra para tener una sociedad mejor.
Yo pienso que la educación es la llave maestra para tener una sociedad mejor. (Silvia Ayala)

Durango, Durango

Temas como la inseguridad, política, catequesis social y hasta cómo incrementar la vocación entre la juventud duranguense fueron abordados por el Arzobispo de Durango, José Antonio Fernández Hurtado destacando de manera especial que para la iglesia un tema importante es la familia, porque ahí "se juega el futuro de la humanidad".

A dos meses de haber tomado las riendas de la Iglesia en Durango, Monseñor José Antonio Fernández Hurtado, destacó que la Arquidiócesis cuenta con 82 mil kilómetros cuadrados, y que su intención ha sido conocer, viajar y escuchar sobre todo con el deseo de haber llegado aquí enviado por el papa para impulsar la nueva evangelización, "ha sido un tiempo enriquecedor para mí".

"Quiero compartirles algo que me parece importante, desde que llegué me preguntaron qué línea habría".

"Ahorita tenemos el mayor número en la historia de jóvenes, por lo que la iglesia está preocupada en hacer algo con los jóvenes".

"En la Iglesia hay continuidad, ya hay planes pastorales fruto de todo un laicado, de presbiterio, un caminar de estudio para ir viendo la línea que nos pide la Iglesia, habrá una continuidad y una riqueza muy grande, la continuidad será un factor importante". 

Insistió en que una de las prioridades que tiene la Arquidiócesis es la Familia, "porque ahí se juega el futuro de la humanidad, por impulsar los valores humanos y cristianos".

"Me he reunido con miles de jóvenes y estoy decidido a escuchar, hay un proyecto muy bonito que es construir la comunión del amor, pero son muy pocos los que vienen por lo que ellos deben ser semilla".

Agregó que el Papa Francisco está pidiendo que sea una iglesia "en salida", por lo que detalló:

"Hay muchas personas que están resentidas con la iglesia, por "x" o por "y", con razón o sin razón, pero debemos llegar a estas personas".

"Para eso deseo salir aquí mismo en la ciudad a las colonias más necesitadas, con la gente más necesitada, porque necesitan el mensaje del Evangelio, Jesús también hizo preferencia y su preferencia fueron los pobres, los necesitados, los niños, las viudas y huérfanos".

¿Monseñor José Antonio Fernández Hurtado, ha hecho ya recorridos, pero cómo ha observado a los párrocos y a los fieles?

Yo les decía desde que llegue y creo que les gustó mucho a los sacerdotes, son unas palabras que las siento yo, mi prioridad iban a ser los sacerdotes, porque estoy convencido de que si ellos están bien la gente va a estar bien.

Entonces al salir a las parroquias he encontrado a sacerdotes con mucho ánimo, esperanza y ha sido un encuentro muy fraterno.

El sábado estuve en sombrerete (Zacatecas), estaba toda la comunidad, hicimos un recorrido de una hora y media. A las parroquias, he encontrado deseos de buscar caminos juntos, hay continuidad, pero también podemos mejorar muchas cosas, discutiendo, platicando y buscando lo mejor para nuestra gente.

¿En esos recorridos cómo ha visto la inseguridad, qué comentarios le han hecho?

Yo lo he escuchado en varios foros, me han dicho que antes era más complicado, es lo que me han dicho sacerdotes en algunos lugares, pero ahora se puede incluso hacer reuniones en la noche con los agentes de Pastoral, es lo que me comentan.

Yo no viví hace años las situaciones y no puedo comparar, pero ciertamente lo que me han comentado ha sido, que ha mejorado, que ha disminuido la violencia.

Incluso al salir a la carretera se siente más seguridad, me expresan también que pueden andar en las calles y son índices de que ha disminuido la inseguridad verdad.

¿Cómo encontró la fe de los duranguenses y a la familia, ante la pérdida de valores?

Me falta adentrarme más en este tema, pero tengo otras referencia de otros lugares y creo que el problema es general, estamos viviendo un cambio de época y no es una época de cambios, porque son cosas que van sucediendo.

Pero un cambio de época es un cambio muy fuerte, los especialistas dicen que será un cambio de 100 años, esto ha pegado fuerte en todas partes, en la familia, en la sociedad, la tecnología, sin embargo tenemos que apostar a sembrar esos valores, a estar diciendo la familia es el núcleo más importante.

Cuando tuve una reunión con el Papa Benedicto XVI, me dijo, "trabaje mucho por la familia, porque en la familia se juega el futuro de la humanidad".

Debemos trabajar con la catequesis en la escuela, en la familia porque nos ayuda a impulsar los valores, de la unidad, de respeto, de cariño, de fe, porque a mi preocupa que a la gente grande se le hace a un lado, porque ya no produce ya no valen.

Pero yo por ejemplo tengo 40 sacerdotes mayores de 60 años y pienso que han dado lo mejor de su vida, entonces, debemos tener especial cuidado con ellos.

La Familia necesitamos bombardearla desde todas partes y los medios de comunicación son muy importantes, porque a lo mejor a veces no vamos a ver resultados pero el sembrar es importante.

¿Esto también serviría para prevenir el embarazo adolescente?

Sí, yo pienso que también entra la educación y la educación es la llave maestra para tener una sociedad mejor.


¿Cuál sería su opinión de lo que ocurre en el país, a cuatro meses del caso Ayotzinapa y de las Reformas Estructurales?

Es una situación en la que el caso Ayotzinapa fue el detonante, que ha propiciado mayor conciencia de la gente, porque por ejemplo eso de las fosas clandestinas, se empezó a ver en un lado y en otro y otro, y esto ha abierto más conciencia del deterioro y descomposición social que va habiendo.

Pero también tiene su parte positiva, en el sentido de qué podemos hacer, porque a lo mejor estamos de brazos cruzados y decimos "está mal la situación y el país", pero necesita qué hagamos algo, porque siempre he dicho que los gobernantes tienen una responsabilidad pero no tiene la varita mágica.

Los cambios se dan de abajo hacia arriba, entonces cuando el pueblo se va unido para bien, porque también ha habido excesos, pero al tomar conciencia y decimos no queremos un México de eta manera, ¿qué hacemos?, seguir luchando por los valores.

Yo creo que lo de Ayotzinapa nos habla de la gravedad de la situación en nuestro país, porque a lo mejor no está tan bonito como nos lo pintan.

Y esa es la cuestión de un Obispo, ve la situación que hay, que al a gente le falta qué comer, que no hay carretera, que hay necesidades y va viendo el producto de muchos problemas que ha habido, entonces tenemos que cambiar todos.

Sobre las reformas hay que esperar, ha habido tanta promoción a estas reformas pues tenemos que ver que realmente reditúen en el bien de la sociedad.

¿Opinión sobre "chapulines"? Llamado a la ciudadanía en estos procesos

A la iglesia le toca iluminar y acompañar y que haya una mayor conciencia crítica, hasta ahí queda, no le toca más sino decir, "necesitamos gobernantes que buscan el bien común".

Yo estoy en la línea de la democracia que es saber buscar, escuchar y que la sociedad esté atenta y si a uno lo cambian diez veces, ¿pues entonces? O si el encargado de algo no sabe de eso, entonces hay que cuestionar y decir, "saben qué, así no funcionan las cosas".

Entonces necesitamos a la gente adecuada si queremos un México mejor, pero nosotros debemos saber opinar y dar nuestro punto de vista.

Nosotros tenemos la doctrina social de la iglesia, una es anunciar el evangelio y denunciar lo que no va a favor del Evangelio, "Celebrar, Vivir y la Caridad".

A veces no se habla mucho de la iglesia todo el bien que hace en hospitales, escuelas, con trabajos muy callados, entonces ir educando al católico en lo mejor, es decir, tener una sociedad mejor y nadie debe decir "eso a mí no me toca", porque debemos ser corresponsables.

¿Qué piensa sobre la fiscalización a la iglesia?

Están haciendo pruebas todavía, es complicada la cuestión fiscal, pero creo que es positiva en el sentido de que tenemos que ser más ordenados.

La contabilidad es de números, de ingresos, egresos y saldos, pero todos los demás detalles, hay reuniones nacionales de Ecónomos, ahorita se está pidiendo a todas las parroquias que sean ordenas en la cuestión contable y vamos a ver los resultados de cómo van.

Tenemos que dar cuentas y esto nos ayuda para que la economía sea más sana.

Por ejemplo en una Arquidiócesis ese tema no se toca mucho, pero por ejemplo en este momento me alegra mucho que haya 12 sacerdotes fuera de Durango estudiando especialidades, 3 en la Universidad Pontificia de México, 3 en Madrid y 6 en Roma y se debe ver la cuestión de becas y más.

Pero también en el seminario hay 170 estudiantes, en el mayor y menor, imaginen dar de comer toda esta gente, entonces yo veo que las parroquias en lo general son generosas.

¿Las nuevas modalidades para ejercicios eucarísticos, continuarán de la misma manera?

Sí, va a seguir, porque es fruto de un caminar, pero lo que tenemos que hacer es buscar opciones propuestas, porque no se debe quedar uno con la ley, sino con el espíritu, lo que nos interesa es que la gente esté preparada, hay que ver las modalidades pensando en la gente.

A Durango llega mucha gente en diciembre, entonces tenemos que darles propuestas buenas y eso nos ayudara.

¿Los problemas a nivel nacional, las irregularidades encontradas al presidente de México, sus casas, las manifestaciones por caso Ayotzinapa, etc., podrían ser el Talón de Aquiles del gobierno?

Yo creo que se tiene que tomar esa conciencia, repito a la iglesia le corresponde hacer un llamado, decir nosotros la Iglesia, estamos con el pueblo, es bien importante y nosotros no queremos que las autoridades estén en esa línea.

Cada quien debe hacer su examen, a nosotros no nos toca otra cosa, pero es importante que la gente sepa que nosotros queremos acompañar las angustias y los gozos de nuestra gente.

¿Cuál sería el llamado a las personas que no van a votar, y a los partidos políticos?

Pues hacemos un llamado sobre qué estamos viviendo otra realidad nacional y necesitamos escribir en esa línea.

Que busquen a las mejores personas, que busquen mejores perfiles.

"Yo escuché alguna vez, usted va al norte, allá esta mejor, yo estaba en el sur, y aunque la gente es generosa, pero Durango también se ve que hay necesidades, aunque la gente también es generosa".

Perfiles quiere decir, por ejemplo que si busco a una persona que va a trabajar en "x" lugar, debe ser una persona que tenga una buena trayectoria, entonces buscar a las personas adecuadas, que luche por el bien común, etc.

¿Qué habría qué hacer para promover la vocación?

La mejor manera de tener vocación es el ejemplo, el testimonio, si ven a un sacerdote alegre, o que uno está realizado y que hace el bien, esa será la mejor manera de promover las vocaciones además de tener un equipo bien formado.

¿Por último, piensa usted que las Reformas Estructurales del Gobierno Federal, cambiarán los índices de hambre, de desempleo, de inseguridad?

Sin duda, que irán dando pistas, la finalidad de este encuentro de sacerdotes es sobre todo afianzar la identidad sacerdotal y la fraternidad, eso es lo más importante, la cuestión humana y sin duda habrá momentos de grupos para compartir y ahí compartimos todo lo que está pasando en las parroquias y en los decanatos y ahí saldrá el tema de darle seguimiento para que el sacerdote despierte mas a esta conciencia social que hoy tanto se requiere.

José Antonio Fernández Hurtado, Arzobispo de Durango en su mensaje final destacó "siempre los tengo presentes en la oración a todos, a sus familias, su trabajo es importante y quiero agradecerles la disponibilidad y el deseo de contribuir cada quien desde su lugar para tener una mejor sociedad".