Preocupa a Iglesia adopción de parejas gay

Así lo expuso el Arzobispo de Durango y dijo que el nombre de “matrimonio”, viene de la maternidad, para que haya fecundidad y para ello se necesita la unión del hombre y la mujer.
La Iglesia defiende el pilar de la familia, que es el matrimonio y aunque es respetuosa, su deber es difundir la fe y esta no coincide con este tipo de iniciativas.
La Iglesia defiende el pilar de la familia, que es el matrimonio y aunque es respetuosa, su deber es difundir la fe y esta no coincide con este tipo de iniciativas. (Milenio Digital.)

Durango, Durango

''La Iglesia defiende el pilar de la familia, que es el matrimonio y aunque es respetuosa de todas las instituciones y personas sin importar sus preferencias o inclinaciones, nuestro deber universal es difundir la fe y esta no coincide con este tipo de iniciativas''.

Así se expresó el Arzobispo de Durango, José Antonio Fernández Hurtado, al hablar sobre la iniciativa del Presidente Enrique Peña Nieto sobre matrimonios igualitarios o entre personas del mismo sexo.

Por lo que el jefe de la iglesia católica explicó que es una iniciativa del Presidente Peña Nieto y como su nombre lo dice solo es una iniciativa, no quiere decir que ya sea una realidad o un hecho y tiene que pasar por los diferentes filtros, la iglesia está bien unificada desde el Papa Francisco y el Episcopado mexicano.

Añadió que su postura es de respeto a todas las personas, inclinaciones, gustos o preferencias, pero no están de acuerdo con esta iniciativa de ley, porque tienen que anunciar la fe.

''La fe, sobre todo nos dice el proyecto de Dios, es la unión del hombre y la mujer que forman una familia, por otro lado uno de los patrimonios más importantes en la cultura latinoamericana y mexicana, es la familia y está constituida por la unión del hombre y la mujer'', comentó.


“Yo creo que la posición de la iglesia es muy clara, sobre todo de respeto, porque pueden vivir juntos personas del mismo sexo, hombres o mujeres, pero realmente el matrimonio es la unión del hombre y la mujer”, dijo.


Agregó que el mismo nombre de “matrimonio”, proviene de la maternidad, para que haya fecundidad y para ello se necesita la unión del hombre y la mujer y uno de los fines del matrimonio es la procreación de los hijos.

Se le preguntó si se debería cambiar el nombre a la figura de las uniones entre personas del mismo sexo, a lo que el Arzobispo respondió que no sabía, ya que el matrimonio es un término de siempre y la Iglesia católica va a defender, pero por otro lado ha habido muchos ataques a la Iglesia y a la familia.

''Nos dicen que somos retrógradas, pero es que la fe no va con “modas” o ideologías y tiempos, porque los valores son continuos y repito, el proyecto de Dios es la unión del hombre y la mujer porque se complementan”, expuso.

MAS QUE LAS UNIONES, EL TEMA DE “ADOPCIÓN”, PREOCUPA A LA IGLESIA
De igual manera el Arzobispo de Durango, Don José Antonio Fernández Hurtado, refirió que existe una preocupación mayor que las uniones entre personas del mismo sexo y dijo “estas son las adopciones”.

Dijo que esta iniciativa sería el primer paso que se da en el tema, pero lo que les preocupa es el segundo paso, la adopción de niños y creen que incluso en países de avanzada, por ejemplo Alemania, no permite la adopción de personas del mismo sexo, por las consecuencias que se traen.

''Entonces es necesario que la sociedad conozca la posición de la iglesia con toda claridad y que no va a cambiar, pero también de que tenemos total respeto a las inclinaciones y preferencias de las personas, porque ellos tienen un don, el don de la libertad que nos ha dado Dios y por eso son libres, pero la Iglesia debe defender el matrimonio como base de la familia y la unión del hombre y la mujer”, concluyó.