Arzobispo pide a autoridades abrirse al diálogo

Rogelio Cabrera López expresó que es importante que el Gobierno del Estado y el municipio de Monterrey sobrepongan el consenso de la sociedad por encima de sus posturas políticas.
El arzobispo Rogelio Cabrera López.
El arzobispo Rogelio Cabrera López. (Guadalupe Sánchez)

Monterrey

Ante las discusiones públicas que han mantenido las autoridades estatales y la alcaldesa de Monterrey, el líder de la Iglesia católica en la entidad solicitó a los gobernantes abrir un diálogo por el beneficio de la comunidad.

Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey, pidió sobreponer el consenso de la sociedad por encima de sus posturas políticas.

“Creo que son tiempos en los que todos debemos tomar la iniciativa, no hay que esperar a que otro nos llame, hay que dar siempre un paso adelante”, añadió el prelado.

Una de las formas para que los enfrentamientos entre la autoridad estatal y la edil regiomontana no se hagan más graves, dijo, es tener un diálogo más frecuente.

“Porque la ciudad de Monterrey necesita también del apoyo del Estado y de la Federación, y también el Estado y la Federación necesitan que Monterrey siga siendo un municipio próspero y en desarrollo”, agregó el arzobispo.

En tanto, tras la Jornada de Reconciliación efectuada por la Iglesia católica el pasado 28 de marzo, Cabrera López mencionó que se tuvo una importante participación en la ciudad.

“Estuvimos ocupando todo el tiempo atendiendo a los fieles, desde luego hay zonas de más frecuencia, como fue la Basílica de Guadalupe, la Iglesia del Roble, nuestra Catedral, la Iglesia de Fátima”, expuso el sacerdote.

Durante el tiempo de la Jornada de Reconciliación, en el que miembros eclesiásticos se reunieron con feligreses, detalló, también se acercaron personas que tenían tiempo alejados de la Iglesia.

“La reconciliación con Dios, seguramente trae reconciliación personal, y sobre todo, reconciliación social.

“Tenemos que abatir los índices de violencia intrafamiliar, los índices de violencia social a través de una actitud nueva de respeto a la dignidad de cada uno”, manifestó.

Encontrar al Señor en el sacramento de la penitencia, destacó, es una oportunidad de cambiar nuestro modo de ser.

Al cuestionarle si tienen pensado otra jornada de diálogo entre la Iglesia y sus feligreses, el arzobispo indicó que seguramente será en tiempo de adviento.

Por otra parte, adelantó que el próximo 7 de mayo, por motivo del Día de la Madre, oficiará una misa en la cárcel de mujeres en el penal del Topo Chico.