Arzobispo pide a autoridades promover misericordia y paz

En la misa por la canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II, Rogelio Cabrera hizo el llamado también para los ciudadanos. 
El Arzobispo destacó que el saludo es el paso inicial para encontrar la paz.
El Arzobispo destacó que el saludo es el paso inicial para encontrar la paz. (Foto: Raúl Palacios)

Monterrey

Las autoridades y la comunidad de Nuevo León fueron llamadas por el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, a promover la misericordia como su misión en el mundo.

Ante la presencia de funcionarios de la entidad, durante la misa de agradecimiento por la canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII, en prelado expuso que la misericordia se convierte para la Iglesia en su propia tarea.

"Tener compasión no nos hace menos, al contrario, nos engrandece, hace de nosotros una vida más digna", señaló en su mensaje.

En la homilía llevada a cabo en el río Santa Catarina, a un costado del Puente del Papa, Cabrera López, destacó también la importancia del saludo de Cristo, de la Iglesia y de aquel que promueve la paz.

"¿Cuántos millones de personas saludaron al papa Juan Pablo II?, los saludaron autoridades, los saludaron sacerdotes, obispos, pobres, indígenas, enfermos, de distinto color de piel, de distinta lengua", dijo.

Es el papa Juan Pablo II, añadió el arzobispo regiomontano, junto con Juan XXIII, promotor de la paz. Ambos fueron declarados santos este 27 de abril en la plaza de San Pedro, en el Vaticano.

"El saludo es el paso inicial para encontrar la paz. Cuando las personas se saludan, están iniciando ya un itinerario de paz; cuando nos negamos el saludo, estamos negándonos la oportunidad de recorrer el camino del encuentro pacífico", mencionó.

La sociedad, familia o iglesia que olvida el saludo, indicó, descuida lo fundamental.

"Aprendamos de Cristo, aprendamos de los santos Juan XXIII y Juan Pablo II a saludar, a iniciar el camino de la paz estrechando corazones a través de las manos", declaró frente a las autoridades y funcionario ahí presentes.

Cuando los seres humanos muestran las heridas y su malestar, señaló, se provoca la separación y el conflicto, pero Cristo perdona.

Dicho lo anterior por el arzobispo de Monterrey, en la misa de agradecimiento, llegó el momento de la eucaristía y del saludo de paz.

La alcaldesa regiomontana, Margarita Arellanes, tras escuchar el mensaje, acudió hasta donde estaba el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, para extender su mano y dar el saludo de paz al mandatario estatal.

A la misa acudió también el gabinete de Medina de la Cruz, entre ellos Álvaro Ibarra, secretario general de Gobierno; Rodolfo Gómez Acosta, tesorero, y Adrián de la Garza Santos, procurador de justicia, entre otros funcionarios acompañados de sus familias.

La celebración católica comenzó en punto de las 15:00 con un concierto, pero fue hasta las 17:00 cuando el arzobispo ofreció una misa en agradecimiento por la canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII.

De acuerdo con informes de la Arquidiócesis de Monterrey, al lugar asistieron alrededor de 15 mil personas, cifra que difirió de la dada por Gobierno del Estado, que fue de 25 mil personas.

En tanto, el Ayuntamiento de Monterrey dio a conocer que al sitio acudieron 20 mil feligreses.

Debido a los casi 40 grados de temperatura e intenso calor que se dejó sentir en la zona, decenas de personas fueron atendidas por los paramédicos asistentes para restablecerlos.