“La Fiesta Brava lucha ante el cambio generacional”

Arturo Gilio Handam manifestó que la tauromaquia pelea por salir adelante, en el cual se requiere que a nivel local salga un torero lagunero que sea figura e imán para las masas.
Arturo Gilio Handam, titular del Coliseo Centenario de Torreón
Arturo Gilio Handam, titular del Coliseo Centenario de Torreón (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Una nueva clase de empresario taurino se hizo en la ciudad de Torreón, la consigna es brindar comodidad y buen servicio a la gente. Estamos hablando del matador de toros en retiro Arturo Gilio Handam, titular del Coliseo Centenario de Torreón, escenario multifuncional que lucha como el resto de los cosos del país, por estar vigente y brindar al espectador amante de la fi esta brava, un espectáculo de primer nivel.

El coso abrió sus puertas en febrero de 2008, por supuesto con una corrida de toros, siendo el cartel inaugural Pablo Hermoso de Mendoza. A pie, el primer torero de México, Eulalio López "Zotoluco", e Ignacio Garibay.

Se lidiaron dos toros de Bernaldo de Quirós para rejones y cuatro astados de Santa Bárbara para los de a pie. Gilio Handam manifestó que la fiesta brava lucha por salir adelante en este cambio generacional, en el cual se requiere que las actuales figuras del toreo, se consoliden, la otra, a nivel local, es que salga un torero lagunero que sea figura e imán para las masas.

Ante esta situación el coso además de corridas de toros presenta espectáculos musicales y culturales, así como peleas de boxeo y lucha libre. Las últimas dos figuras del torneo local han sido, Valente Arellano, quien duró apenas meses de matador de toros, luego que sufriera un accidente en motocicleta que le arrancó la vida y la última, precisamente el entrevistado, Arturo Gilio.

¿Cómo nació la idea de construir el Coliseo Centenario, que les movió a esto?

"Hacer un recinto únicamente para corridas de toros es incosteable".


"En las tres plazas de la Comarca Lagunera he sido empresario, en la de Lerdo en la de Torreón, y ahora en Coliseo. Yo veía que el futuro de la fiesta tenía que encaminarse al crecimiento de los gustos de la gente, en cuestión de la comodidad y de los servicios, las Plazas de Toros para mi gusto, se han quedado obsoletas en cuestión de servicios y comodidad, es por eso que surge la idea de cubrir estas necesidades haciendo un centro de espectáculos multifuncional, adecuado para hacer las corridas de toros y poder dar esos servicios y calidad de espectáculo a la gente.

Competir con los nuevos espectáculos que hay en otros deportes, y afortunadamente ha sido un gran acierto, ha funcionado muy bien, nos expandimos a la ciudad de Mérida, Yucatán, abriendo un centro de espectáculos para 10 mil personas, para corridas de toros y otros espectáculos, posteriormente nos vamos a ir a la ciudad de Puebla, ahí iniciaremos la construcción en 2015 para terminarlo en el 2016, este tipo de lugares se empieza a replicar en varias partes de la República, ya construyeron uno en San Luis Potosí, van a remodelar la plaza antigua de León y para la fiesta brava es un avance y algo sumamente interesante”.

¿Cómo hacer exitosa una plaza de toros?
“Obviamente hacer un recinto de estas características únicamente para corridas de toros es incosteable, pero para hacerlo multifuncional, es como ha dado los resultados, porque hemos hecho corridas de toros, espectáculos de motocicletas, conciertos, lucha libre, boxeo, conferencias, shows culturales, eso hace que el recinto se use más y tenga la capacidad de albergar a más personas y por consecuencia tener más patrocinadores”.

¿Se trabaja en sacar a las próximas figuras del toreo lagunero?
“Ya se trabaja, es una profesión sumamente difícil y complicada, en la actualidad cada vez menos jóvenes quieren ser toreros, entonces tenemos más difícil la tarea, sin embargo llevamos más de tres años con la academia taurina en el Coliseo Centenario, que es gratuita, que alberga a todos los niños y jóvenes que quieran ser toreros, ahí se les capacita, se les enseña, disciplina y esperemos que en un futuro salga una figura que nos represente a los laguneros”.

¿Ya hay avances?

"Lo que le hace falta a La Laguna es sacar a un torero importante, una figura que nos proyecte y llene las plazas".


“Ahorita traemos a cuatro chavales que están preparándose fuerte, entre ellos está Gerardo Solís y Abraham Marín, ya novilleros, ya tienen más de 25 festejos y seguramente la siguiente temporada chica, estarán en la Plaza de Toros México. Está Jesús Sotomayor, que es becerrista, pero no tarda en debutar de novillero y Arturo Gilio Jr, quien va un poco más lento, tiene apenas 14 años, son los cuatro prospectos más avanzados que tenemos y que los estamos capacitando, entrenando y llevándolos a las ganaderías a tentar, para cumplirles el sueño y espero muy pronto verlos de matadores de toros”.

¿Qué le hace falta a la fiesta brava lagunera para resurgir?
“Aquí en la Comarca Lagunera ha bajado mucho el tema taurino por falta de impulso y no por cuestión de nosotros como promotores, porque hemos hecho el esfuerzo e invertido dinero, que se ha perdido, hemos trabajado en números rojos, pero seguimos impulsando la fiesta".

"Lo que le hace falta a La Laguna es sacar a un torero importante, una figura que nos proyecte y llene las plazas, entonces cuando haya un matador de la tierra, que tenga ese imán, la gente regresará a los toros y lo estamos viendo, porque en las novilladas, de todas las plazas, incluso por arriba de la México y Guadalajara, Coliseo Centenario es la que más gente mete y es porque presentamos a jóvenes locales fuertes, hacemos buenas promociones, presentamos a novillos con trapío y peso, hacemos las cosas con mucha seriedad y la gente lo ha tomado a bien”.

¿Por qué se dice que la fiesta atraviesa un bache?
“En México creo que el tema pasa por el cambio generacional, que a las actuales figuras les falta consolidarse, anteriormente teníamos a unos muy consolidados, Armillita, Manolo Martínez, David Silveti, Cavazos, muy consolidados, y ahora nuestras figuras jóvenes no están consolidadas, pero cuando lo hagan van a ser un imán de taquilla, es un proceso lento, pero seguro”.