Artritis reumatoide, una enfermedad que no tiene edad

Niños y jóvenes hasta de 20 años pueden tener padecerla. Al ser autoinmune y progresiva, destruye las articulaciones y cargar por años la enfermedad lleva a la incapacidad.
Osteoartrosis, problema reumático más frecuente en la edad adulta.
Osteoartrosis, problema reumático más frecuente en la edad adulta. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Sandra Araceli Sicsik, médico reumatólogo del Hospital de Especialidades de Torreón, informó que este 1 de noviembre se celebra el día nacional del paciente reumático.

Se realizará una plática de 9:00 a 12:00 horas, con entrada libre en el auditorio del Hospital Ángeles para hacer conciencia en la población general sobre esta enfermedad que de no ser tratada conduce a una discapacidad permanente.

Se va a privilegiar a los pacientes reumáticos o a familiares para que sepan cómo lidiar con este tipo de enfermedad.

A nivel mundial la artritis reumatoide se estima que se puede presentar en el 3.1% de la población, aproximadamente uno de cada cien personas y se reitera que las mujeres son las más afectadas.

"Es importante la detección de las enfermedades reumáticas en forma oportuna, como la artritis reumatoide".

La mayoría de las enfermedades reumatoides, no tienen factor preventivo, pero al ser detectadas a tiempo, los pacientes pueden tener una buena calidad de vida.

En el país, hay aproximadamente 600 reumatólogos. En Coahuila, son alrededor de 25 para atender a la población. Son pocos, pero ellos buscan la manera de capacitar a los médicos de primer contacto para que puedan reconocer las enfermedades y brindar el tratamiento y que el mismo no se retrase.

El problema reumático más frecuente en la edad adulta, es la osteoartrosis, pero no es catalogada como enfermedad sino como el proceso normal de desgaste del cuerpo.

La enfermedad autoinmune de reumatismo más frecuente, es la artritis reumatoide que incluso puede presentarse en pacientes jóvenes, sobre todo mujeres, en edades productivas, de los 35 a los 40 años, siendo de cinco pacientes, cuatro mujeres y un hombre.

Niños y jóvenes hasta de 20 años, pueden tener también artritis juvenil. Al ser autoinmune y progresiva, destruye las articulaciones y cargar con tantos años la enfermedad, llevará definitivamente a la incapacidad.

El síntoma principal es el dolor articular, pero hay muchas enfermedades con este cuadro. En específico, articulaciones pequeñas de las manos, como las falanges, las muñecas e incluso las rodillas.

"Dolor, inflamación, dificultades para cerrar el puño, apretar, hacer actividades cotidianas como bañarse, cambiarse, comer, rigidez de horas y que empeore con el reposo", indicó la especialista, son indicadores de que hay que visitar al médico.

En términos coloquiales, se sienten como robots. Baja de peso, fatiga, fiebre, también son síntomas que se deben de atender. Este cuadro sintomático empeora con el descanso y al tener actividad el cuerpo, la inflamación va cediendo y por ende el dolor.

Por fortuna, en los últimos diez años, han habido avances notorios en la medicación. La llamada terapia biológica, muy moderna, es usada para pacientes que no responden a los tratamientos de primera línea, que son los que se indican para el enfermo en primera instancia.

A nivel mundial la artritis reumatoide se estima que se puede presentar en el 3.1% de la población, aproximadamente uno de cada cien personas y se reitera que las mujeres son las más afectadas.

No se sabe con certeza porqué motivo la proporción es así, pero una hipótesis plantea que pudiera ser por los estrógenos, hormonas femeninas.

La vida saludable favorece que esta enfermedad se presente con menor intensidad. El tabaquismo es uno de los factores de riesgo que mayormente se ha relacionado con la disposición a enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y presenta un pésimo pronóstico.

"De cierta manera no hay forma de prevención pero una vez que detectas la enfermedad o que tienes antecedentes hereditarios, debes buscar atención temprana por que el tratamiento temprano te modifica el curso de la enfermedad". Incluso se puede restablecer el paciente a la vida cotidiana.

Para los exámenes de inicio, por ejemplo en el IMSS, el médico familiar determina si hay sospecha de artritis reumatoide y en dado caso se canaliza al reumatólogo para exámenes y se brinda el tratamiento para detener la enfermedad, que se reitera, no es curable.

La automedicación, y los remedios recomendados vía "natural", es preferible no tomarlos, ya que el médico sabrá que recomendaciones y tratamiento deberá de brindar al enfermo.