Artículos de la misa del Papa permanecen intactos en Expo

Más de 400 mil personas han visitado esta exhibición donde se encuentran distintos objetos que usó el Santo Padre en su visita a León.
La casulla que usó Benedicto.
La casulla que usó Benedicto. (Milenio TV)

León, Gto.

El vaso en el que el Papa Emérito Benedicto XVI tomó jugó sigue intacto, al igual que la casulla y la biblia que utilizó en la misa multitudinaria que celebró en el Parque Guanajuato Bicentenario, la exhibición de los artículos del Santo Padre ha sido visitada por más de 400 mil personas.

A dos años de su visita, lo que ya muestra un deterioro es el altar donde celebró la misa, aun cuando es una zona restringida y se prohíbe el acceso, incluso estar parado en esa área.

En la sacristía, el lugar donde Benedicto XVI, pasó los momentos previos a la misa multitudinaria, hizo oración, tomó jugo y se preparó para dedicar la homilía a las más de 600 mil personas que asistieron.

Posterior al evento el lugar se cerró, pero debido a la solicitud de los visitantes se acordó junto con la Arquidiócesis de León  recrear el espacio, como se tuvo el 26 de marzo de 2012.

“Aquí tenemos el altar, con las piezas originales que se colocaron el Cristo, un reclinatorio, la casulla que usó el Papa, algunas pinturas, la vajilla, con esto pretendimos, que la gente que vino a esa misa, reviviera ese momento desde otra perspectiva y quien no tuvo la oportunidad, que viviera en carne propia, disfrutar lo que fue este evento que para la religión católica es la más importante”, explicó Rogelio Martínez director de Museografía del Parque Guanajuato Bicentenario.

A dos años de que se abrió este pabellón, la han visitado más de 400 mil personas, principalmente guanajuatenses y personas de los estados aledaños.

“Siguen ocupando el mismo lugar, tenemos vigilancia las 24 horas, son objetos de mucho valor histórico para los creyentes y no creyentes, son piezas muy importantes, se le da un tratamiento muy especial, al interior de este espacio, si bien no son obras de arte, queremos que su conservación sea la ideal porque son artículos históricos”, dijo.

“En la vajilla están hasta sus huellas dactilares, en los vasos se le sirvieron algunos jugos, la gente de la seguridad del Papa nos dio indicaciones muy concretas de qué tipo de jugos debíamos de tener, quedaron algunos restos, la Arquidiócesis nos pidió no lavarlos y así es como se han mantenido, la casulla que vistió el Papa ante de dar la misa, el reclinatorio que usó, vale la pena conocer”, recordó.

Ese día, se prepararon cuatro jugos para el Papa entre ellos de naranja y mango, que fueron previamente revisados por la gente de El Vaticano, ese día consumió jugo y poca agua.

“Estuvo muy sereno, cuando llegó al Parque, la guardia celestial, nos pidió retirarnos, no estuvimos atendiéndolo, fue su gente directamente, pero sí nos percatamos de que estaba muy sereno, caminaba, estaba sentado, meditando, siempre en oración, es una persona que aunque lo tengas a cinco metros causa un impacto de mucha paz, fue un evento único”.