Terminar con arsénico en el agua no sólo es poner filtros

El diputado del PAN en el Congreso de Coahuila solicitará a Semarnat, Conagua y al Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, un informe sobre la situación actual del problema en La Laguna.
Los niveles de arsénico en la zona rural, rebasan hasta 5 veces lo recomendado para consumo.
El panista propuso que se deben facilitar apoyos para que las personas de las regiones afectadas consuman sólo agua embotellada. (Miguel Ángel González)

Saltillo, Coahuila

A propuesta de la bancada panista el Congreso de Coahuila solicitará a la Semarnat, a la Comisión Nacional del Agua y al Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, un informe sobre la situación actual del problema del arsénico en el agua de la Región Laguna.

El diputado Jesús de León Tello indicó que también se busca conocer los niveles detectados actualmente de arsénico en el agua, inversiones y tecnologías que se han aplicado para combatir la contaminación del agua para consumo humano.

"Entender el origen real del arsénico en el agua de La Laguna es otro tema que deban abordar las autoridades desde una perspectiva realista e integral, si desean hallar una solución definitiva", expuso.

"El arsénico en el cuerpo humano, dependiendo de la cantidad a la que se expone y la frecuencia de exposición a ese elemento, genera desde problemas de salud moderados hasta graves como fallas cardíacas, problemas renales y hepáticos, cáncer de diversos tipos y la muerte en el mediano plazo", precisó.

Señaló que el hidroarsenicismo es un problema que va más allá de colocar filtros especiales o intentar otro tipo de medidas para contener la presencia de arsénico en el agua destinada al consumo humano y de los animales.

Por lo que consideró que deben solucionarse fenómenos como la sobre explotación de los mantos freáticos, la falta de revisiones y monitoreos constantes en todos los pozos y fuentes de agua.

Se deben facilitar apoyos para que las personas de las regiones afectadas consuman sólo agua embotellada, en tanto el agua del grifo no sea total y permanentemente segura.

Pues para la población de escasos recursos es imposible pagar las botellas y garrafones de agua segura.

Consideró que no es válido el que las autoridades aseguren que el problema se ha reducido, pues no debe ser tomado como un logro o una victoria del gobierno, toda vez que el verdadero logro sería la erradicación total y definitiva del problema.