Vocación sacerdotal en Durango en “números negros”

El vicerrector del Seminario Mayor, Noé Soto Valdez, señala que los estudios que otorgan tanto el seminario menor como el mayor tienen aval de la Secretaría de Educación.
Iglesias de Durango.
Iglesias de Durango. (Milenio Digital)

Durango

A pesar de que algunos años se tuvieron dificultades para tener un buen número de alumnos en los Seminarios Menor y Mayor de la ciudad de Durango, hoy en día, las dos casas de preparación se encuentran con un buen número de aspirantes, aunque se reconoce que no todos habrán de alcanzar la vida sacerdotal.

"En el Seminario Mayor son cien seminaristas de los cuales 13, se desempeñan ya en una parroquia por un año de servicio parroquial y 87 están distribuidos en el seminario en ocho años diferentes".

"En los últimos cuatro años tenemos grupos pequeños, por ejemplo en cuarto de Teología solo son tres alumnos quienes ya se van a ordenar, el año pasado salieron solo cuatro".

Así lo destacó el Padre Noé Soto Valdez, sacerdote y encargado de la formación humana de Teología de los alumnos mayores y vicerrector del Seminario Mayor de Durango.

Un primer curso introductorio, tres años de temas filosóficos, licenciatura en filosofía y cuatro años de Estudios Teológicos, que es la preparación inmediata antes de recibir el sacerdocio.

En el Seminario Menor, se cursa el bachillerato, una vez que terminan su secundaria ingresan al menor y cursan los tres años de preparatoria y actualmente se cuenta con noventa alumnos seminaristas, por lo que en este momento son 190 seminaristas estudiando en la Arquidiócesis.

“El objetivo principal es preparar a los futuros pastores que van a trabajar en la Arquidiócesis de Durango, mientras que en el seminario menor es institución
de educación media superior y da los lineamientos básicos para que puedan discernir su vocación, porque puede ser que aún no tengan bien definida su vocación”, dice.

Los estudios que otorgan tanto el seminario menor como el mayor, cuentan con el aval de la Secretaría de Educación. “En el Seminario Mayor cuenta con una licenciatura en filosofía avalada por la SEP y se otorga un título, con su cédula profesional, contamos con profesores certificados y titulados y todos trabajan con su cédula profesional.

Sin embargo los estudios Teológicos son diferentes, porque aunque se puede sacar licenciatura, tiene mayor dificultad de incorporación a la SEP, por
cuestiones de laicidad del Estado, pero se le da la misma seriedad.

El nuevo encargado de la Arquidiócesis de Durango, el recién designado Arzobispo José Antonio Fernández Hurtado encontrará “números negros” en cuanto a
vocación sacerdotal.

“Tuvimos algunos años de vacas flacas, donde desgraciadamente bajaron los ingresos al seminario y todavía tenemos un lastre de esto principalmente en Teología, en los últimos cuatro años tenemos grupos pequeños, por ejemplo en cuarto de Teología solo son tres alumnos quienes ya se van a ordenar, el año pasado salieron solo cuatro".

Los últimos grados tienen un alumnado bajo, pero dijo que se tienen grupos de inicio muy numerosos con 25.