Crisis económica le pega a la Iglesia

El Arzobispo de Durango, José Antonio Fernández Hurtado, indicó que la recolecta anual del diezmo se ha visto mermada por la situación financiera del país.
El interior de la iglesia deja admirados a sus visitantes.
Ante el panorama adverso, los feligreses han apoyado en la manutención de los párrocos. (Especial)

Durango, Durango

Los vaivenes de la economía en México afectan a las iglesias en la Arquidiócesis de Durango, pero no es un problema que se resienta o que impida que se lleven las acciones de evangelización, dijo el Arzobispo José Antonio Fernández Hurtado.

Comentó que a pesar el panorama adverso, los fieles en las más de 100 lugares de fe, entregan un pollo o lo que tengan a la mano para la manutención de los padres.

Explicó que no cuenta en este momento con una cifra sobre lo que he bajado del diezmo, pues es una colecta anual y hasta diciembre se sabrá el impacto real en las percepciones de la Arquidiócesis.

Fernández Hurtado comentó que hasta en las iglesias más alejadas y en las zonas pobres de la entidad, se tiene el cuidado de los pastores que les imparten la doctrina católica en las comunidades.