Arquidiócesis no tolerará agresiones contra menores

Llamó a evitar especulaciones o calificar al sacerdote Henry David Betancout, de la orden de San Juan Bosco, como responsable de delitos contra menores de edad
Víctor Sánchez en celebración dominical.
Víctor Sánchez en celebración dominical. (Foto: Andrés Lobato)

Puebla

La arquidiócesis de Puebla no tolerará ningún tipo de abuso contra menores de edad, sin embargo es necesario esperar los resultados de las investigaciones que realicen las autoridades luego de que padre salesiano Henry David Betancourt Morales, fue detenido el pasado jueves 6 de febrero.
Así lo expresó el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, quien llamó a evitar especulaciones o calificar al sacerdote de la orden de San Juan Bosco como responsable de un delito contra menores.
Después de que el pasado jueves 6 de febrero, policías ministeriales federales realizaron un operativo en el oratorio de San Juan Bosco ubicado en la capital del estado y detuvieron a Betancourt Morales, quien podría estar implicado en el delito de pornografía de menores, Sánchez Espinosa resaltó la necesidad de esperar a que las autoridades presenten un informe sobre la situación del sacerdote.
"Vamos a esperar el dictamen final por parte de las autoridades, no podemos condenarlo si no se le comprueba algo; por otra parte, la obra salesiana en Puebla es centenaria y ha dado grandes frutos en la educación, deporte, atención a jóvenes y niños", apuntó Sánchez Espinosa.
Tras la detención del sacerdote y ante las versiones extraoficiales señalan que se trata de una investigación por pornografía infantil, el líder de la grey católica destacó que corresponde a las autoridades civiles dar a conocer los cargos que enfrenta Betancourt Morales.
El arzobispo de Puebla aseguró que desconoce las acusaciones o los elementos que existen para que el sacerdote salesiano haya sido trasladado a prisión y explicó que conoce sólo la información que se difunde a través de los medios de comunicación.
Henry David Betancourt Morales podría alcanzar hasta 10 años de cárcel, si se comprueba que es culpable por el delito de pornografía infantil.