Derecho a la intimidad es vulnerable ante la red

Armando Luna Canales, Diputado Federal, asegura que regular en México el derecho a la privacidad es algo difícil, ya que el control de contenido en redes sociales es responsabilidad de cada persona.
La regulación del derecho a la privacidad en internet, es una práctica casi imposible.
La regulación del derecho a la privacidad en internet, es una práctica casi imposible. (Manuel Guadarrama)

Saltillo, Coahuila

El Diputado Federal, Armando Luna Canales, aseguró que regular en México el derecho a la privacidad es algo difícil, toda vez que el uso de las tecnologías, el acceso a internet y el control de las redes sociales, complica la legislación en la materia.

Consideró que es a través de la educación basada en el respeto a los demás, lo que abonaría a salvaguardar la intimidad de las personas.

"Es un fenómeno relativamente nuevo, el que entre particulares se difundan imágenes, porque antes pues se publicaban en un periódico o en la televisión, pero ahora creo que el aparador se hizo muy grande y cualquiera tiene acceso a él", comentó.

Indicó que cada persona tiene derecho a expresar o publicar cualquier cosa, siempre y cuando no se afecten los derechos de terceros.

Sin embargo, la falta de regulación del internet y las redes sociales, genera problemas muy especiales, que en su mayoría terminan por afectar los derechos de terceros.

"Yo veo que hay lagunas grandes pero no veo como pueden llenarse, finalmente muchas veces son imágenes obtenidas con la autorización de la persona, el problema es cuando no están autorizadas".

Uno de los problemas que se detecta, es que en muchas ocasiones se utilizan cuentas anónimas, perfiles falsos, o usuarios que no pueden ser rastreados, lo que además imposibilita la aplicación de la ley en contra de quienes han violentado el derecho a la privacidad o intimidad de las personas.

Señaló que algo relevante en esta problemática, es el poder acceder a lo que llaman el derecho al olvido, un derecho reconocido por tribunales especializados en derechos humanos, que establece la obligación de que en los portales de internet o buscadores se bloqueen las imágenes o videos a petición de la persona afectada.

Comentó que ha habido intentos para sancionar penalmente a quien violente el derecho a la privacidad y de reglamentar en el tema, sin embargo, consideró "que es muy difícil, sobre todo cuando hay legislación en la que se establece que los medios de comunicación no pueden ser sancionados penalmente por lesionar el honor o el buen nombre o la imagen".

Asimismo apuntó que esta dificultad para legislar sobre el tema, ha llevado a que no haya censura previa, a que no se pueda castigar penalmente y que la reparación del daño moral sea sólo a través de un mecanismo civil con una remuneración económica y retirar las publicaciones.

Expuso que este problema es tan grave, que se han presentado casos en los que las personas afectadas por este tipo de actos terminan suicidándose.

En este sentido, consideró que las personas tienen que adaptarse al uso de las tecnologías, el internet y las redes sociales con responsabilidad, tener cuidado de las imágenes, de que se hace con ellas, con los soportes y qué tipo de fotografías se toman y comparten.

"Yo veo que hay lagunas grandes pero no veo como pueden llenarse, finalmente muchas veces son imágenes obtenidas con la autorización de la persona, el problema es cuando no están autorizadas".

"Son temas de la modernidad y sin duda es un problema serio, principalmente entre particulares, porque es muy difícil la reparación del daño, sancionar penalmente a alguien por publicar algo es prácticamente imposible", precisó.