Difundirán Constitución de 1917 ante crisis del país

El director de Promoción a la Historia del Instituto Nacional de Estudios Históricos, indicó en su conferencia en el Archivo Municipal, que es vital para tener un estado de derecho democrático.
La Constitución del 17, atendía a las grandes demandas provenientes de la Revolución, indicó Burgoa.
La Constitución del 17, atendía a las grandes demandas provenientes de la Revolución, indicó Burgoa. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

A dos años de que la Constitución de 1917 cumpla su centenario, las conmemoraciones ya comenzaron. Francisco Burgoa, director de Promoción a la Historia del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones, impartió una conferencia en el Archivo Municipal. Existe una diferencia radical entre el México de 1917 y el de 2015.

Como dato interesante en 1917 la Constitución tenía 22 mil 500 palabras. En este 2015, ya cuenta con casi 70 mil.

"Estamos hablando de dos países distintos", destacó el experto. Su conferencia, dijo, es un bosquejo de la participación del Estado de Coahuila como iniciador, por parte de Venustiano Carranza, en el movimiento Constitucionalista, que llegó a Querétaro, identificar a los principales diputados constituyentes, las corrientes en torno a la misma, la misma Carta Magna y la evolución en estos 98 años y que podemos esperar en miras al Centenario.

Entre los objetivos que nos acercan a esta fecha, se suscribió ya un acuerdo entre los Poderes de la Unión, para crear el comité de Conmemoración del Centenario de la Constitución. De dicho comité, forman parte el presidente de la República, las cámaras de diputados y senadores, así como integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Fue nombrada como Secretaria Técnica del Comité, Patricia Galeana. Están previstas acciones y homenajes diversos en todo el país. Pero sobre todo, la difusión del contenido de la Carta Magna, para que la ciudadanía pueda identificar mejores mecanismos para su cumplimiento, con el fin primordial de difundir y promover la cultura de la legalidad en todos los sectores.

Destacó el experto, que existe un desconocimiento sobre el contenido de la Constitución. "Sabemos que hay artículos con derechos y obligaciones, pero si hacemos una encuesta, como ya se han hecho al respecto, encontramos que la ciudadanía asegura que se viola la Constitución, pero no la conocen, ¿cómo aseguran que se viola si desconocen su contenido?".

Por eso se ha considerado vital que con las actividades previstas, se pueda difundir ese contenido, ante la crisis que se vive en el país, para poder en efecto, tener un estado de derecho democrático, de leyes y que por muchos motivos, no solo su contenido, la Constitución sea un orgullo nacional.

Conocer el documento en el que se basa el estado de derecho nacional, permitirá tener mejor identificados nuestros derechos y obligaciones y saber los mecanismos en caso de que los derechos sean violados.

El mecanismo más común, es la figura jurídica del Amparo, que se utiliza en todo el país, pero es desconocido aún por mucha parte de la población.

Como dato interesante en 1917 la Constitución tenía 22 mil 500 palabras. En este 2015, ya cuenta con casi 70 mil. Aún son 136 artículos, pero su contenido ha crecido mucho, con 618 reformas en su haber, que han intentado darle la modernidad que el tiempo ha pedido.

"En mi opinión si sería positiva una nueva Constitución, para poder reordenar su contenido y depurar, porque nuestra Constitución es de principios y de reglas y muchas de esas reglas son propias de leyes secundarias", comentó Burgoa.

"Y se ha desorganizado muchísimo; esto provoca que cuando la ciudadanía quiere leerla, no puede entenderla. Aún para quienes somos abogados, hay situaciones que nos complican leer su contenido, que es sumamente complicado para el público en general".

La Constitución del 17, atendía a las grandes demandas provenientes de la Revolución, indicó Burgoa. En diversos rubros, como materia de propiedad, derechos de trabajadores, el municipio libre, la reivindicación del juicio de amparo y una innovación primordial: la incorporación de un catálogo de garantías individuales.

"Fue la primer Constitución de tipo social en el mundo, que acuña los derechos sociales. Es un momento importante para reivindicar su contenido". En el momento histórico mexicano, Burgoa no ve las condiciones para implantar un nuevo Congreso Constituyente, al menos de aquí a 2017, que sería un año simbólico.

"En mi opinión si sería positiva una nueva Constitución, para poder reordenar su contenido y depurar, porque nuestra Constitución es de principios y de reglas y muchas de esas reglas son propias de leyes secundarias. Si es necesario que si no podemos convocar a un Congreso Constituyente, si pensemos en la idea de hacer una reforma integral para poderla reordenar en su contenido y que permita que cualquier persona pueda comprenderla".