Aproveche el verano para practicar los talentos de su perro

Los niños en casa también pueden ser parte de los juegos con estos animales de compañía, explica el entrenador Manuel Lomelí.
Pasear en un parque puede ser buena idea para evitar la flojera en ambos
Pasear en un parque puede ser buena idea para evitar la flojera en ambos (Milenio)

Guadalajara

Si usted es una de las personas que no saldrá de su casa estas vacaciones porque no tiene a nadie que le cuide a su mascota o le da desconfianza dejarla con un amigo, en esta edición de Amor Animal le damos algunos consejos para que se divierta mientras practica los talentos que puede tener su perro.

Pasear al perro puede convertirse en una buena idea para evitar la flojera: explorar en un parque o parque canino, un centro comercial o un cerro para que el can pueda conocer nuevos olores, sitios e incluso amigos. Es necesario aclarar que se trata de explorar y no de hacer ejercicio.

“Hay que sacar a pasear al perro, que se entienda qué es lo que es pasear. Y pasear es salir a caminar, darle la oportunidad al perro que explore, que observe, que huela, que interactúe con el mismo entorno, con la misma naturaleza y al mismo tiempo que interactúe de manera física con el amo, que pueda aventársele”, explica el entrenador de perros Manuel Lomelí.

Si usted es una persona adulta con niños en casa, también es importante buscar juegos para que los infantes se diviertan y al mismo tiempo ayuden a su perro a trabajar los sentidos de la el oído, vista, el olfato y el tacto.

El primer juego consiste en trabajar el oído, desde tocar el timbre de la casa para llamar la atención de la mascota, poner música y comenzar a hacer movimientos con el cuerpo o bailar.

“Él (perro) está relacionando esa misma música repetidamente que la ligue con un movimiento. Por ejemplo, pones tu canción favorita y esa canción favorita haces un movimiento, haces un gesto y si él lo hace a la par, tú lo premias y cada vez que lo haga lo premias. Eso hará que cada vez más acrecente ese gesto o ese movimiento, hasta que lo logres”, comenta el entrevistado.

Para motivar el sentido del olfato se puede esconder su pelota, juguete favorito o comida e incitarlo que busque el alimento o el objeto. El premio para el perro que cumpla con su objetivo puede ser alimento o una simple caricia.

Por otra parte, para estimular la vista hay que hacer movimientos frente al animal. A través de diferentes actividades se puede poner a trabajar y estimular su mente; por ejemplo, poniéndolo a buscar algún objeto en la casa, como una sandalia o un calcetín. Esto ayuda a que el perro pueda conocer su entorno y desarrolle la atención a su amo.

Sin embargo, también es necesario respetar la anatomía y las características de cada perro, para evitar que se puedan lastimar o ponerlos a hacer actividades imposibles de ejecutarlas.