Apoyos económicos llegan a cuentagotas o no llegan

Líder de locatarios asegura que hay atraso en los pagos.

Guadalajara

La ayuda económica que el Ayuntamiento de Guadalajara prometió a los trabajadores del Mercado Corona, con el fin de apoyarlos mientras se reinstalan y se recuperan, ha llegado de manera muy lenta. Y en muchos casos, ni siquiera ha llegado, se queja el representante de los locatarios, Gustavo Curiel.

“El apoyo ha llegado a cuentagotas. El Ayuntamiento lleva cuatro semanas de atraso en el pago a los trabajadores, están lentos en la entrega de dinero”, dice el representante de los comerciantes, quien mencionó que la entrega de apoyo ha llegado apenas a 300 personas. El registro que se hizo es de 900 trabajadores.

El 20 de mayo se entregaron los primeros 103 cheques, pero después ya no fueron constantes.

“Nos dijeron que ya habían autorizado dos semanas y todavía no acaban con la primera completa. Ya han pasado cuatro semanas, ya llevan cuatro semanas con los pagos atrasados”.

Gustavo Curiel dijo que ese es un tema importante que tampoco se ha atendido, pues no sólo ofrecieron ayuda de 600 pesos semanales a los empleados, sino apoyo a los dueños de los locales, pero esa ayuda tampoco la han recibido, “hay quien está trabajando al 30 por ciento y otros no hemos podido comprar equipo. Nos dijeron que nos ayudarían para comprar equipo o financiar materia prima con proveedores. Hay negocios que no arrancan porque no tienen liquidez”. Tienen la promesa, dice, pero “en las manos no tenemos nada”.

El comerciante comenta que varios regidores del ayuntamiento aseguraron en reunión que ya estaban autorizados los recursos. No dijeron cuánto, pero aseguraron que para que arrancaran lo más pronto posible.

Construyen módulos para los comerciantes

Los comerciantes que estaban establecidos en el Mercado Corona parece que por fin podrán establecerse en espacios temporales que les han asignado. Por lo pronto, el área de Promoción Económica de Guadalajara ha instalado pequeños toldos en las calles, pero en unas cuatro semanas los cambiarán por módulos que están construyendo. El titular del área, Pedro Ruiz, dijo que se hacen atendiendo la petición de los locatarios de que los espacios no parezcan un tianguis.

Los módulos permanentes tendrán una medida de dos por dos metros y una altura de 2.50 metros, con exhibición de cuatro caras. Estarán hechos de lámina con pintura electrostática, “porque es un módulo que estará a intemperie durante un año”.

Pedro Ruiz dijo que se mandaron hacer 75 módulos para los comerciantes instalados en Zaragoza y Santa Mónica. A los comerciantes de la plaza Agustín Rivera no les cambiarán las instalaciones; ahí los protegen tres macrotoldos.

Una vez que se desocupen los módulos planean que podrán usarse como módulos de información.