Producción de miel sufrió recuperación en el último año

El último informe anual de la Sagarpa, durante el año pasado los apicultores lograron una producción de 260 toneladas, lo que equivale a una cantidad de 13 mil 439 millones de pesos.
Será un buen año para la producción de miel.
Será un buen año para la producción de miel. (Aldo Cháirez)

Comarca Lagunera

A decir del último informe anual de la Sagarpa, durante el año pasado los apicultores lograron una producción de 260 toneladas, lo que equivale a una cantidad de 13 mil 439 millones de pesos.

Lo anterior representó una tasa de crecimiento de 18.2 por ciento anual, pues en 2013 la cifra ascendió a los 11 mil 372 millones de pesos.

Así también marca que el año en que más hubo producción en La Laguna corresponde al 2009, cuando fueron arrojadas 668 toneladas y en los años siguientes hubo variaciones negativas, principalmente en el 2012 y 2013.

La producción del 2015 pudiera superar a la del año pasado, debido a que las precipitaciones irregulares del mes de marzo sirvieron para darle una mejor floración a los sembradíos y diversas vegetaciones.

El último punto coincide con lo que afirma Ricardo López, quien explica que del 2010 al 2013 las condiciones climáticas mermaron en la producción de él y sus compañeros, lo cual implicó que muchos desertaran de su actividad.

"Con la sequía mucha gente que fue incursionando abandonó esto. En mi caso ha sido parte de mi vida y voy a seguir, por que seguiremos buscando formas para mantenernos", asevera.

Recuerda que un factor negativo de ese periodo fue la helada negra acontecida en febrero del 2011, pues eso ocasionó que perdiera una buena parte de sus colmenas.

"Durante ese tiempo perdimos hasta el 60 por ciento de las colmenas y en nuestra producción eso quedó reflejado con mermas de hasta un 40 por ciento", indica.

Tanto Reyes Carrillo como López Hernández argumentan que la calidad de la miel generada en La Laguna resulta mayor a la de otras partes del país, lo cual la misma Sagarpa reconoce.

El motivo recae en que el fluido dulce tiene menor humedad que en otras Estados del país como Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

"El límite de humedad en México es del 20 por ciento, cuando en la que producimos aquí con la floración del mezquite llega apenas al 12 por ciento. Esto implica que tenemos un producto menos denso y más concentrado en aroma y color", detalla el investigador.

Roberto afirma que vender la miel no resulta complicado, debido a que siempre hay interesados en hacerlo y la mayor parte de la miel la exportan.

"En el norte del país nosotros tenemos la ventaja de que nuestra miel no tiene tanta humedad y el nivel de la calidad es diferente. Contamos con un mejor precio de 50 pesos por kilogramo y en el sur llega a los 40 pesos", dice.

Cabe destacar que las colmenas tienen otra función además de producción de miel, pues también sirven para polinizar la producción de frutas como el melón y la sandía. El proceso sirve para que la siembra adquiera mayores nutrientes, calidad y crezca la cantidad a cosecharse.

"Una parte importante en la economía es rentar las colmenas para polinizar los cultivos, pues de otra forma los agricultores tienen que depender de los enjambres silvestres que pueda haber en la zona", explica José Luis Reyes.

Y agregó: "se utilizan las abejas para polinizar melones, pepinos y sandía. Es indispensable, pues lo regular la producción nacional de melón arroja en promedio 16 toneladas por hectárea y con este proceso puede alcanzar hasta las 40".

El académico resalta un motivo por el que los productores agrícolas no usan ese método puede estar vinculado a que no están informados sobre los beneficios que implica eso.

Recuerda que hace unos años la Narro realizó un estudio al respecto y únicamente en el municipio de Matamoros era donde todavía existían meloneros que no usaban colmenas para fortalecer su producción.

MEJOR PORVENIR PARA ESTE AÑO

La producción del 2015 pudiera superar a la del año pasado, debido a que las precipitaciones irregulares del mes de marzo sirvieron para darle una mejor floración a los sembradíos y diversas vegetaciones.

"Vemos que este año fue completamente a normal y no teníamos lluvias en marzo desde hace mucho tiempo, pues es e mes más seco normalmente. Esto fue bueno para las abejas porque hay buena producción y los involucrados están reportando ya cosecha de miel", dice Luis Reyes.

Un factor negativo fue la helada negra acontecida en febrero del 2011, pues eso ocasionó que perdiera una buena parte de sus colmenas. "Perdimos hasta el 60% de las colmenas y nuestra producción quedó con mermas de hasta un 40%".

Sin embargo el investigador advierte que la ausencia de frío este año puede estimular la presencia de plagas y parásitos que regularmente matan las bajas temperaturas, lo cual implica el uso de plaguicidas y la muerte de las abejas a consecuencia de eso.

Por su lado, Ricardo López cree que habrá un buen año porque ya pasaron los tiempos de sequía que azotaron la región lagunera y por lo regular siempre las lluvias mejoran su labor.

Pese a que el precio de los productos resulta favorable para los apicultores, la experiencia ha enseñado que no debe dependerse únicamente de eso y optó por la crianza y venta de abejas reina.

Cuenta que tomó esa decisión luego de los tiempos complicados que vivió hace cuatro años, cuando la helada negra ocasionó que más de la mitad de sus colmenas murieran. La crianza de ese tipo de abejas es para comercializarla entre otros productores.

"La reina es como un atleta. La estás preparando y alimentando para que cuando venga la carrera desarrolle y dé su máximo esfuerzo", afirma.

El productor seguirá en la "carrera" en la que tomó la batuta hace once años y tratará de que los obstáculos ambientales no minen su objetivo.