Abre Apelsa bajo promesa de llevar sus olores a otro sitio

La empresa firmó acuerdos con Tonalá. Gobierno estatal les propondrá predio para migrar.

Guadalajara

El Ayuntamiento de Tonalá llegó al fin a un acuerdo con la empresa Apelsa, que ayer por la tarde se comprometió a reubicar parte de sus instalaciones –las que emiten olores pestilentes al ambiente- fuera de la comunidad de San Gaspar. En tanto se lleva a cabo la mudanza, se levantó la clausura parcial impuesta por el municipio.

 

El acuerdo se alcanzó con el apoyo del gobierno estatal, quien ofreció presentar en el plazo de un mes, propuestas de predios para esta reubicación en un sitio donde no se afecte a vecinos, confirmó a MILENIO Jalisco, el secretario general del Ayuntamiento tonalteca, Edgar Oswaldo Bañales Orozco.

 

“En treinta días se habrá de emitir un dictamen de cuales son las zonas del estado, donde por razones de uso de suelo y de desarrollo urbano ambiental, la empresa puede trasladar la parte de la compañía  que es la que genera los procesos que causan molestia a los ciudadanos, los malos olores”, dijo.

 

A partir de entonces, se tendrá un plazo de seis meses máximo para culminar con el traslado de estas instalaciones, de tal manera que ya no se generará ningún olor que afecte a la salud, “o que aún sin afectarla sean desagradables”.

 

“A partir de que se les diga dónde se pueden reubicar, se tienen seis meses y en ese lapso o menos, la empresa se cambia”, resaltó el funcionario.

 

Bañales Orozco aclaró que el predio puede ubicarse en cualquier municipio de Jalisco, toda vez que el giro de la empresa es un servicio necesario para la entidad (procesamiento de restos de cárnicos).

 

El secretario general admitió que hubo malos entendidos y una inadecuada difusión de los acuerdos preliminares de la semana pasada, lo que motivó la manifestación de vecinos de este lunes; sin embargo, en la reunión de ayer participaron 32 representantes municipales que en conjunto con el Ayuntamiento de Tonalá se encargarán de socializar los compromisos ya firmados por Apelsa.

 

“Al fin se resolverá un problema de décadas”, subrayó el entrevistado, tras recordar que la empresa Apelsa trabaja desde hace 40 años en la delegación de San Gaspar y que lo hacía las 24 horas, los siete días de la semana, impactando con los olores que emana a una población que hoy suma 100 mil habitantes, vecinos de colonias como Jalisco, Rancho de la Cruz y Prados Coyula.

 

Un acuerdo más es que la planta sólo va a operar de 9 de la mañana a seis de la tarde, y no laborará el domingo.

 

De esta manera, a partir de hoy Apelsa labora con estas restricciones y en cuenta regresiva.