Apareció párroco de Tochapan agredido con raspones en una pierna: arquidiócesis

El obispo auxiliar de Puebla, Felipe Pozos Lorenzini aseveró que en Puebla "todavía hay tranquilidad"
Pbro. Felipe Pozos Lorenzini, nuevo obispo auxiliar de Puebla.
Felipe Pozos Lorenzini, obispo auxiliar de Puebla. (Foto: Especial)

Puebla

El párroco de Palmarito Tochapan, Ernesto Lázaro Jiménez, apareció con raspones en una pierna y se reincorporó a sus servicios religiosos en la comunidad después de que el pasado fin de semana fue agredido por sujetos desconocidos y de que no se supiera de su paradero durante dos días.

Tras la posible desaparición forzada del religioso, el obispo auxiliar de Puebla, Felipe Pozos Lorenzini, evitó calificar el hecho como un secuestro y destacó que se trató de un caso aislado.

En rueda de prensa en la catedral de Puebla, Pozos Lorenzini señaló que hasta el momento se desconoce el móvil de la agresión contra el religioso y resaltó que Lázaro Jiménez ya realiza distintos servicios religiosos en la comunidad.

"Fue un leve raspón en la pierna. Sigue trabajando. El móvil se desconoce pero se trata de un hecho aislado", comentó el obispo auxiliar.

Comentó que las autoridades están realizando las investigaciones correspondientes y en su momento darán los resultados de las mismas.

Ante casos como el del sacerdote y los problemas de inseguridad en la entidad, Pozos Lorenzinia aseguró que en Puebla todavía existe tranquilidad.

"En términos generales, Puebla es un estado donde todavía hay tranquilidad", comentó.