Apagafuegos se festejan pese a crisis

Con un almuerzo, un sencillo convivio y una misa en las instalaciones de la estación de la avenida Constitución, el personal celebró esta importante fecha.
Una misa en la estación de la avenida Constitución.
Una misa en la estación de la avenida Constitución. (Agustín Martínez)

Monterrey

Quizás el Honorable Cuerpo de Bomberos de Nuevo León no enfrente las mejores condiciones económicas, pero eso no es impedimento para reconocer y enaltecer la labor que, desinteresadamente, realizan a diario todos sus elementos en beneficio de la comunidad.

Por eso, este sábado los Bomberos fueron festejados en su día nacional.

Con un almuerzo, un sencillo convivio y una misa en las instalaciones de la estación de la avenida Constitución, el personal celebró esta importante fecha.

El sacerdote Osvaldo Rentería Salinas dirigió un mensaje a los oficiales durante la homilía. Reconoció su desempeño y les extendió su bendición.

“Por eso, con mucho cariño: la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes, su trabajo, sus familias y permanezca para siempre, amén”.

Durante la ceremonia recibieron reconocimientos oficiales con 5, 10, 15, 20 y 25 años de antigüedad.

El presidente del Patronato de Bomberos de Nuevo León, Guillermo Guzmán de la Garza, felicitó al personal y lo invitó a seguir con el desarrollo de su noble labor.

“No quiero ni merezco disponer de más tiempo de este hermoso momento, que es de alegría y de júbilo. Entonces: felicidades y que continuemos por este camino, por la senda del crecimiento, de la mejora continua, y de seguir sirviendo a este gran estado”, reiteró Guzmán de la Garza.

Entre los invitados estuvieron el secretario de Desarrollo Sustentable de Nuevo León, Fernando Gutiérrez Moreno, y la esposa del gobernador electo, Adalina Dávalos de Rodríguez.

También acudieron representantes de las autoridades militares en el estado, y de diversas instituciones públicas y privadas.

“Gracias, porque en aras de protegernos, arriesgan la vida, no sólo en luchar titánicamente contra un elemento tan devastador como es el fuego, sino que también por la atención que nos brindan ante riesgos por materiales peligrosos”, expresó Dávalos de Rodríguez.