Anuncian plan para frenar “matrimonio igualitario”

Iglesias intentarán motivar a la ciudadanía a defender la “familia natural”.
La ideología del movimiento gay carece de “sustento”, aseguran.
La ideología del movimiento gay carece de “sustento”, aseguran. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Sin olvidar que su papel en la historia mexicana no alcanza aún los dos siglos –la cita recurrente de las leyes de Reforma y Benito Juárez retrata lo que ha sido su lucha secular con el catolicismo dominante-, los ministros de la Unión de Iglesias Cristianas y Evangélicas han decidido alinearse con el viejo adversario, esa Iglesia Católica Romana que se acerca al medio milenio en el país, para afrontar lo que ven como uno de los mayores riesgos de esta coyuntura: el “matrimonio igualitario”.

En conferencia de prensa ayer, en el marco de la Asamblea Nacional de Ministros de la Iglesia de Dios en México, Evangelio Completo, los voceros de la agrupación dieron a conocer el “plan de acción que contiene los movimientos y avances a realizar con la finalidad de oponerse con firmeza a la aprobación de la iniciativa presidencial para la modificación del artículo cuarto de la Constitución Política Mexicana”. 

El superintendente de la institución, Julio César Meléndez, mencionó que piden respeto “para lo que existe, es decir, la familia natural; en ese sentido la lucha no es por aquello que no existe y que en un momento dado, hablando de la discriminación, los agraviados pueden ser todas aquellas personas que defienden la causa de la institución de la familia natural constituida entre un hombre y mujer. Nuestra defensa es por aquello que consideramos saludable y apropiado para nuestra sociedad”.

El Plan de Acción, consideró, “responde al cumplimiento de nuestra vocación como formadores de la conciencia moral de la sociedad”. El pastor Jonás Villalobos Martínez, presidente del Consejo Pastoral de Occidente, lo detalló: “estudiar, divulgar y apoyar toda investigación con carácter estrictamente científico derivada de disciplinas como la medicina, psicología, sociología y otros campos del saber humano y que demuestren la realidad acerca del origen, desarrollo y patrones de comportamiento asociados al estilo de vida homosexual”; conocer sus efectos a nivel clínico, social, demográfico y cultural “ya que la ideología que le da sustento al movimiento Lésbico Gay está lleno de mitos y teorías sin sustento o aprobación científica”, aseguró.

También, “impartir enseñanza en las congregaciones, adheridas a este movimiento, acerca de los fundamentos morales, sociológicos, jurídicos y culturales de la institución básica del matrimonio y familia natural”.

Desarrollar a nivel local y nacional “un número importante de proyectos de atención de ayuda espiritual, de consejería y crecimiento para individuos y familias que han sido víctimas de la homosexualidad y que en el uso de su albedrío deseen y busquen ayuda para dejar dicho comportamiento y estilo de vida”.

Un cuarto elemento es “motivar a todos los ciudadanos integrados a las comunidades a participar en la defensa de la institución de la familia natural, mediante el acercamiento a sus autoridades legislativas, administrativas y judiciales a fin de que su voz también sea escuchada”, lo que lleva a “buscar el acercamiento a los medios de comunicación tanto local como nacional a fin de solicitar espacios” de difusión. 

Incluye también “la procuración del trabajo en unidad con todas las iglesias y organizaciones cristianas cuyo fundamentos sean similares en materia familiar”, como podría ser es el caso de la Iglesia Católica; y finalmente, “iniciar campañas de oración en favor de la familia natural entre hombre y mujer”.