REPORTAJE | POR SANDRA SOSA

Anhela ser bombero para ayudar a sus semejantes

Víctima de violencia infantil

A dos años de ser rescatado por una tía, Pedrito sigue bajo la asistencia del DIF Madero; aun no se define su custodia

El menor actualmente cursa el tercer grado del nivel básico.
El menor actualmente cursa el tercer grado del nivel básico. (Yazmin Sanchez)

Ciudad Madero

Pedrito Castillo Rivera, enfrentó el peor caso de violencia familiar que se registró hace dos años en Ciudad Madero, el niño fue encontrado por su tía encerrado en su casa, sin ir a la escuela,  tenía mutilados tres dedos, perdió la movilidad de otros dos y presentaba lesiones por quemaduras, golpes con objetos contundentes y una parte de la oreja cercenada.

A dos años de haber sido rescatado, la custodia del niño Pedrito no se ha definido, por lo que se mantiene bajo el cuidado del personal especializado en la Casa Hogar del Niño del Sistema DIF en este municipio, informó el director del organismo, Adolfo Martínez Tapia.Mientras las autoridades determinan quien se hará cargo del menor, en el DIF recibe atención psicológica, alimentación y techo, además de que Pedrito acude a la escuela, es trasladado en una unidad del DIF por las mañanas y posteriormente a la hora de la salida regresan para que el niño continúe su estancia en la casa hogar y ha llevado una vida tranquila.

El sueño de Pedrito es llegar a ser bombero  y ayudar a sus semejantes y como premio por su buena conducta en la escuela y el esfuerzo por obtener mejores calificaciones, será llevado al cuartel de bomberos, donde se tomará la foto en las ambulancias y portará el casco y el uniforme. “Lo que queremos es cuidar y proteger al niño, cumplir sus sueños, tuve una plática con Pedrito la semana pasada por su comportamiento y cada vez mejora mas, su sueño es ser bombero, es por ello que estamos programando una visita al cuartel de bomberos para que pueda cumplir sus anhelos, pero le dije que se tiene que esforzar más en la escuela”, Pedrito tiene la promesa del director del DIF de llevarlo a conocer el trabajo que desempeñan los “apagafuegos”, es un niño que se muestra tranquilo, pero depresivo, pensativo, su mirada se ve triste,  aun así sonríe y convive con los demás niños que se encuentra en el albergue, le gusta pintar y platicar con sus compañeros a quienes invita a jugar.

Pedrito cumplió ocho años de edad, cursa el tercer grado en la escuela primaria Lázaro Cárdenas en la urbe maderense, sin duda todo es parte de un proceso que ha sido lento, han pasado dos años de haberse denunciado uno de los casos de maltrato infantil mas graves en este municipio y no se ha definido la custodia del menor por lo que su estancia es la Casa Hogar del Sistema DIF sigue vigente.

El doctor Adolfo Martínez Tapia,  expuso que el niño, recibirá las cirugías que determine el médico y cuando sea conveniente por el estado de salud del menor, serán programadas de acuerdo a la edad.“Son varias cirugías que están pendientes y todo depende de la cicatrización que vaya teniendo y mucho tiene que ver el crecimiento del niño, su desarrollo y de acuerdo a eso es como se estarán programando las operaciones sobre todo de la mano derecha que es la más afectada y que mostraba visibles huellas de violencia”.

A pesar de todo el dolor y maltrato que recibió, Pedrito ha externado su intención de ayudar a los demás, ser bombero es su sueño y espera lograrlo en un futuro no muy lejano.