Angustia ciudadana por posible aumento al transporte de Tijuana

La clase trabajadora no podría sustentar el aumento al transporte público, pues destina alrededor del 25% de su salario a pagar este servicio, considerado el más ineficiente del país

Tijuana

El posible aumento de un peso a la tarifa del transporte público en Tijuana, que es el más caro y considerado el más ineficiente del país, tiene preocupada a la clase trabajadora.

Para María Victoria, una empleada de maquiladora, el incremento que piden los líderes transportistas sería eliminar el "margen" de gasto que tiene para pagar servicios médicos, de electricidad, agua y hacer la despensa de la semana, para ella y sus dos hijos de cuatro y dos años de edad, respectivamente.

"Son como 250 (pesos semanales) pero a veces de ida se vienen gastando hasta 300, por las veces que no alcanzamos el transporte; ganamos 820, nos quedan 400, pero todavía nos quitan lo de la comida, me vienen quedando como 300 pesos y todavía la 'cuidada' de los niños, pues ya no nos queda nada", dijo con ironía la joven de 22 años.

Los tijuanenses destinan la cuarta parte de su sueldo al transporte; para un empleado de maquiladora que gana 800 pesos, se traduce a alrededor de 200 pesos.

Ahora exigen un alto a los incrementos que, dicen, no valen la pena, pues las unidades están en mal servicio y hay maltrato por parte de los choferes, consideró Angélica, quien toma cuatro camiones diariamente.

"Algunas rutas son ineficientes y tardan mucho. La verdad es que está muy mal que le quieran subir, si con trabajo tenemos para uno", lamentó.

Mientras en el resto del país se mantiene un precio estimado de 6.50 pesos, la tarifa del camión en Tijuana es de 10 a 14 pesos y en algunas rutas de taxi, el precio llega hasta los 18 pesos.