Pide regidor de Tlajomulco pena de muerte a pederastas

El también ex alcalde de Tlajomulco por el PAN lo hizo a través de una carta que envió pleno del ayuntamiento
Andrés Zermeño postula a lo largo del documento que el caso del niño de siete años víctima de abuso sexual y homicidio debe servir para generar “una toma de conciencia”
Andrés Zermeño postula a lo largo del documento que el caso del niño de siete años víctima de abuso sexual y homicidio debe servir para generar “una toma de conciencia” (Víctor Hugo Ornelas)

Tlajomulco

Andrés Zermeño Barba es vecino de la delegación Santa Cruz del Valle, localidad en la que el pasado 17 de junio se registró la violación y homicidio de un menor, hecho por el cual el edil solicitó que se reconsidere instaurar la pena de muerte en nuestro país.

Fue a través de una carta enviada al pleno del ayuntamiento de Tlajomulco, - del cual forma parte - como el regidor solicitó que el municipio, así como a cada “ciudadano, mujer y hombre de bien” envié peticiones al congreso estatal y nacional para que sea establecida la “pena de muerte para quien viole a un niño”

El panista postula a lo largo del documento que el caso del niño de siete años víctima de abuso sexual y homicidio debe servir para generar “una toma de conciencia”, lo califica como una “bajeza”, y señala que no hacer nada sería la peor culpa que cometan las autoridades.

En los nueve párrafos con los que cuenta la carta, Andrés Zermeño también menciona que existe un “endurecimiento” social ante situaciones de este tipo y eso genera que los ciudadanos no alcen la voz y exijan mayores castigos para quienes cometen el ilícito.

Posteriormente, entre las frases de mayor impacto que se puede leer en la carta firmada por Zermeño Barba y de la cual este medio informativo tiene copia, el edil expone que “Los derechos humanos son para los humanos no para chacales ni aberraciones pseudo humanas” al referirse al autor del crimen.

Finalmente, el cierre del documento es dirigido a todos aquellos “que no crean en esta necesaria propuesta” de contemplar la pena de muerte a violadores de menores, a quienes les invitó “a que convivan un día con este infame asesino” y digan que piensan después.

La carta fue leída por el propio Andrés Zermeño y aunque no se tomó en cuenta como una iniciativa que se sometiera al voto del pleno, algunos de sus compañeros regidores, entre ellos el alcalde, mostraron su aceptación al exhorto del blanquiazul.