Analizan clausura parcial de obras

El cuerpo lacustre, ubicado en Bahía de Banderas, en Nayarit, ha sido intervenido en exceso debido a los permisos otorgados por la Conagua y Semarnat, advierte el organismo federal.
El titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, llamó a implementar visitas de inspección en el lugar.
El titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, llamó a implementar visitas de inspección en el lugar. (Cortesía)

Guadalajara

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó ayer que “analiza la aplicación de sanciones por la construcción de un bordo de protección que afectó una fracción de vegetación en el estero de San Francisco, ubicado en el municipio de Bahía de Banderas, Nayarit”.

En un comunicado oficial, el organismo federal destaca que ello es fruto de una visita de inspección que encabezó el procurador federal, Guillermo Haro Bélchez, y que fecha el 20 de diciembre pasado. “Durante la visita, el responsable presentó un permiso de construcción en zonas federales por parte de la Comisión Nacional del Agua [Conagua] y dos autorizaciones en materia de impacto ambiental, emitidas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales [Semarnat], sin embargo se detectaron obras no contempladas en estos dos últimos permisos”, de manera que “la Delegación federal de la Profepa en Nayarit informó que estas irregulares podrían derivar en la clausura parcial temporal de las obras y actividades”.

El Procurador “instruyó a imponer las medidas correspondientes que deriven, en su caso, del incumplimiento a los términos y condiciones señalados en las autorizaciones emitidas por la Semarnat. Esta acción forma parte de las labores de inspección y vigilancia que la Profepa estará efectuando en el área, en coordinación con dependencias ambientales de los diferentes niveles de gobierno, a fin de garantizar un medio ambiente sano, como lo establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”, añade el documento de prensa.

Hace tres días, la Profepa retiró una malla ciclónica que obstaculizaba el libre acceso a la playa en el estero La Lancha, en Punta Mita. En compañía de la procuradora estatal de Protección al Ambiente, Guillermina Dueñas Joya, el procurador federal Haro Bélchez efectuó el 30 de diciembre una nueva visita al estero La Lancha.

“El objetivo fue supervisar el derribo final de la alambrada, así como la colocación de letreros que informan sobre las medidas de protección de flora y fauna. Dichas acciones fueron atestiguadas por representantes de organizaciones no gubernamentales locales, como la Asociación Mujeres Unidas por Bahía de Banderas y de Alianza Jaguar. Los letreros colocados en el estero son emitidos por la Semarnat e indican las restricciones de la concesión, así como de cualquier actividad comercial en el área concesionada o edificar cualquier tipo de objetos en la zona federal”, señala en otro comunicado la Profepa.

Durante esa visita, “el titular de la Profepa señaló la necesidad de implementar visitas de inspección, con el objetivo de establecer medidas de seguridad apegadas a la normatividad ambiental”.

Los vecinos de San Pancho denunciaron la construcción del bordo porque reduce la anchura del cauce del arroyo Los Izotes y pone en eventual riesgo de inundaciones al poblado nayarita, además del daño ambiental que significa la obra.