Ambulantes desafían a autoridades municipales

Piden se les respeten los lugares que tienen asignados para trabajar durante la Romería. 
Ambulantes no permitirán que las autoridades municipales mermen su trabajo.
Ambulantes no permitirán que las autoridades municipales mermen su trabajo. (Patricia Ramírez)

Guadalajara

Para los vendedores ambulantes del Centro Tapatío, la Romería de la Virgen de Zapopan es una fecha sagrada y no sólo por el significado de la misma, sino también por el incremento notable en sus ganancias. Razón por la cual, acusan, no permitirán que las autoridades municipales mermen su trabajo. 

Matilde Piedra Aguilar, dirigente de la asociación de tianguistas fijos y semifijos de Guadalajara, en entrevista con Milenio Jalisco, dijo que llevan una semana pidiendo, por no decir rogando, a los funcionarios públicos, que les respeten los lugares que tienen asignados desde hace 30 años para trabajar durante la peregrinación. 

Manifestó que a lo largo de estos últimos cinco días los comerciantes de Plaza Guadalajara, a los que se les permite por decreto municipal trabajar durante la Semana Santa y de Pascua, fiestas patrias y la Romería, en espacios públicos del Centro Histórico, se han apropiado de los lugares privilegiados aún y cuando corresponden, precisa, a la asociación antes citada.

“A nosotros se nos dieron áreas como en el año 94, en la zonas de Plaza Guadalajara, Pedro Loza, desde Hidalgo hasta Juárez y en diferentes puntos. Somos los que manejamos la Plaza Romería, y ahorita sorprenden a la autoridad los del decreto y les dicen que tienen más derecho, por lo que los están privilegiando”, detalló Piedra Aguilar. 

De manera tal, que exhortó a las autoridades a investigar los documentos y comprobar la legitimidad de los mismos para que les permitan a todos, trabajar de manera ordenada. Demanda que han tenido contacto con autoridades de inspección, permisos y reglamentos y nadie les ha solucionado el conflicto, por lo que ya se instalaron en el Andador Pedro Loza, desde Morelos a Hidalgo. 

“Pues los estoy poniendo a fuerzas porque son más de 50 comerciantes los que no me dejan instalar y ya les dije: pues levántenmelos y a lo que tope. Estoy muy molesta porque no hay seriedad en sus asuntos” 

Adelantó que si la fuerza pública los llega a “levantar con agresión”, contestarán de la misma manera, pero espera que no suceda eso y que por el contrario tomen conciencia de la magnitud del evento y de la necesidad de trabajar de los comerciantes. 

DATO:
Son alrededor de 600 comerciantes los que se instalan durante la Romería.