Ambulantes de Huauchinango denuncian corrupción de autoridades

Les piden "mochada" para vender sus productos en la vía pública, inclusive en calles del centro de la ciudad
Comerciantes ambulantes en las calles de Huauchinango.
Comerciantes ambulantes en las calles de Huauchinango. (Foto: Leticia Ánimas)

Huauchinango

De entre 20 y 30 pesos diarios es la "mochada" que los vendedores informales apostados alrededor del mercado municipal de Huauchinango deben pagar al administrador de ese centro de abasto, Zorobabel Cázares y al comandante de la policía municipal, Óscar Alvarado, denunció Felipe Huerta Márquez, uno de los comerciantes.

Tras un operativo policiaco realizado el lunes pasado contra los "carretilleros", los comerciantes aseguraron tener un acuerdo con los funcionarios municipales para que se hicieran de la "vista gorda" y les permitieran vender incluso invadiendo varias calles del centro de la ciudad.

Los vendedores informales señalaron que fue el comandante de la policía municipal quien llegó a bordo de una patrulla para decomisar dos de los puestos instalados en la esquina de las calles Corregidora y Manuel Ávila Camacho. "Llegaron con prepotencia y nos tiraron nuestros jitomates y aguacates y cargaron con todo", explicó Huerta Márquez.

"Yo no entiendo por qué vienen y nos levantan si les estamos dando dinero. No sé si sea una cuota fija. Zorobabel y el comandante reciben ese dinero para dejarnos vender. No sé por qué nos vinieron a quitar. Somos de la clase trabajadora, venimos a trabajar, no a robar", reclamó a nombre de sus compañeros.

Dijeron que la cuota, que varía entre 20 y 30 pesos por cada carretilla (en el centro hay más de 35 expendios de este tipo), se entrega a los funcionarios municipales cada vez que salen a vender. "Y nos dicen que se las debemos de dar para que, según ellos, lo hagamos lícitamente".

La campaña contra los comerciantes informales en Huauchinango se reanudó a pocos días de que termine la administración 2011-2014 y aseguraron que cada vez que sus puestos son levantados y les decomisan la mercancía que venden les provocan pérdidas económicas de 800 a mil pesos.

Los carretilleros justificaron su presencia en las calles con el argumento de que a pesar de que han solicitado espacios para sus ventas para que no tengan que invadir la vía pública, no les han sido otorgados. "Hemos pedido espacios y como no nos han dado nada, tenemos que seguir trabajando aquí", señalaron.

Por último mandaron un mensaje a los dos funcionarios a los que aseguraron les dan una "mochada" para dejarlos vender alrededor del Mercado Municipal: "queremos decirles que ellos ya van de salida, que no estamos robando, estamos trabajando. Es justo que nos dejen vender porque no tenemos otro empleo".

En contraste, locatarios del Mercado de Huauchinango han exigido al presidente municipal Omar Martínez Amador el reordenamiento del comercio en ese lugar y las calles aledañas: "que ordene la venta del comercio ambulante y semifijo o nos salimos todos los locatarios a vender fuera del Mercado", condicionaron tablajeros, vendedores de frutas y legumbres, ropa y bisutería.