Amanecen peces muertos en Cajititlán

El fenómeno que causó la muerte afecta a una sola especie que al parecer no se ha adaptado al ecosistema del vaso lacustre.
Fueron extraídas tres toneladas de peces, ecología descarta ecocidio
Fueron extraídas tres toneladas de peces, ecología descarta ecocidio (Víctor Hugo Ornelas)

Tlajomulco

La mañana de este martes 17 de junio alertó a vecinos, pescadores y visitantes en Cajititlán, delegación de Tlajomulco que encontraron miles de peces muertos a orillas de la laguna.

Quienes arribaron a temprana hora al malecón de Cajititlán quedaron sorprendidos cuando dieron cuenta que sobre la superficie del vaso lacustre flotaba una alfombra de peces que se pudo constatar tenían un tamaño de entre cinco y diez centímetros de largo.

Incluso quienes conocen el fenómeno biológico que causa la muerte de pescados cada año en el vaso lacustre, titubearon  al ver tanto espécimen muerto debido a “los fantasmas” de lo ocurrido en la Presa Valencia, municipio de Acatlán de Juárez, dónde miles de peces murieron por contaminación de melaza, “No puedes dejar de asustarte, era demasiado pescado y ya ves lo que pasó en Valencia”, explicó un pescador que extrajo algunos pescados muertos para corroborar la especie de la que se trataba, la cual dijo no es de la que se pueda comercializar.

“Se trata de una especie inducida en la Laguna de Cajititlán, al parecer una especie que no se ha logrado adaptar al comportamiento de nuestro vaso lacustre”, explicó Carlos Bernal Mora, titular de la dirección de Medio Ambiente y Ecología y quien atribuyó la muerte de estos peces a un fenómeno biológico “recurrente” originado por el arrastre de nutrientes y otros residuos orgánicos proveniente de Cerro Viejo y los predios colindantes con el espejo de agua.

El fenómeno ocurre de dos a tres veces por año y es con las primeras lluvias cuando se presenta la mayor cantidad de pescados afectados.

En 2013, el caso más reciente, la mortandad de peces generó la intervención de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (SEMADET)  la cual determinó que el “fenómeno cíclico”  no debe generar alarma y explicó que el tema se relaciona directamente con la variación en la temperatura del agua y la disminución de oxigeno disuelto.

Esta especie conocida popularmente como popocha o pintita, debido a su tamaño y otras características ha sido utilizada para alimentar ganado o en la creación de composta, pero no se comercializa, incluso suelen ser peces nocivos para las otras especies que habitan en la laguna como la tilapia o carpa debido a que se alimentan de sus huevecillos.

El titular de la dirección de ecología señaló que no se debe crear alarma por la situación, aseguró que no hay peligro para las demás especies de pescado en Cajititlán, y explicó que a diferencia del año pasado, cuando los peces muertos fueros descubiertos en Cuexcomatitlán, en esta ocasión el hallazgo se concentró a un costado del malecón de Cajititlán debido a la orientación de los vientos.

Tras un recorrido por las orillas del embalse, se descartó la presencia de peces muertos en San Juan Evangelista, San Lucas u otros poblados.