Por el intenso calor niños toman clases en el patio

Son los alumnos de la primaria Leona Vicario Turno Vespertino, de la colonia Villas del Refugio de Gómez Palacio, quienes por las altas temperaturas hay veces  que andan hasta sin camisa.
Los maestros colocan los pupitres de los alumnos bajo la techumbre del plantel, en el cual estudian alrededor de 350 niños.
Los maestros colocan los pupitres de los alumnos bajo la techumbre del plantel, en el cual estudian alrededor de 350 niños. (Cortesía Rolando Guevara)

Gómez Palacio, Durango

Todos los niños de la primaria Leona Vicario Turno Vespertino, ubicada en la colonia Villas del Refugio de Gómez Palacio, toman las clases al aire libre, por que hace demasiado calor como para estar en las aulas, en las que no hay aparatos de ventilación. 

Los maestros colocan los pupitres de los alumnos bajo la techumbre del plantel, en el cual estudian alrededor de 350 niños, cuya capacidad de aprendizaje se ve mermada con esta situación, aunque es admirable que continúen laborando. 

Antonio, de quinto grado, dice que están así desde que entraron en el pasado ciclo escolar, aunque hacía menos calor. "Ay, yo pediría un aire", contesta cuando se le pregunta que les pediría a las autoridades. 

"¿Por qué el gobierno no se espera a entregar la escuela completita? De material, de canchas de todo. Hace dos años que no nos dan material", externó Refugio Pacheco, directora de la institución.

Por otra parte, las madres de familia piden a las autoridades educativas que les apoyen con algún aparato de ese tipo.

"Los niños a veces andan hasta sin camisa. No quieren venir en la tarde por que no aguantan el calorón", dijo la señora Cristina. 

Comenta que en un salón, hay un ventilador. "Ojalá puedan ayudar para poner un aire de esos de agua o algo así. Los pobres no aguantan y a veces no hay ni agua. Ahí andan con sus botellitas". 

Afirma que es imposible pedirles a los padres de familia, por que o los niños estudian o tienen aire, o comen. No hay facilidades, pues la escuela atiende a familias de recursos limitados. 

Para arreglar la bomba de agua, se les pidió a los padres cinco pesos por padre de familia. Pero tampoco pueden con eso. Si llevan a cabo actividades para solventar gastos, dejarían de atender a los niños. 

La opción es que las autoridades les brinden apoyo, sobre todo ante la inmimente presencia del período de mayor calor en la región, la famosa Canícula. Temen que los niños puedan enfermar si no hay respuesta.