Por quejas clausuran "Algodonera Zapata"

El Instituto de Ecología y Medio Ambiente de Gómez Palacio junto con Obras Públicas cerraron la despepitadora, una vez que se confirmaron los daños que estaba ocasionando en la colonia El Consuelo.
Fue por las múltiples inconformidades que en diferentes ocasiones habían presentado los vecinos del sector habitacional.
Fue por las múltiples inconformidades que en diferentes ocasiones habían presentado los vecinos del sector habitacional. (Aldo Cháirez)

Gómez Palacio, Durango

El Instituto de Ecología y Medio Ambiente de Gómez Palacio en conjunto con Obras Públicas clausuraron la planta despepitadora "Algodonera Zapata", una vez que se confirmaron los daños que estaba ocasionando al entorno y con ello a los vecinos de la colonia El Consuelo.

Hugo Leonel Salas, titular de la dependencia, señaló que esto responde a las múltiples inconformidades que en diferentes ocasiones habían presentado los vecinos del sector habitacional.

Explicó que en apego a las instrucciones giradas por el presidente municipal José Miguel Campillo Carrete, se determinó la tarde del martes colocar los sellos de clausura de esta empresa.

Se considera que la acción que se convirtió "en la gota que derramó el vaso", fue el incendio que se registró en ese mismo lugar durante la tarde del pasado lunes.

Manifestó el funcionario que precisamente a causa de lo antes mencionado, fue la mañana del miércoles cuando se reunió con los regidores integrantes de la Comisión de Ecología en la planta alta de la presidencia municipal para informarles de la determinación.

Señaló que en la reunión, estuvieron también presentes los titulares de las direcciones de Obras Públicas y de Protección Civil, Fernando Uribe Novella y Alonso Gómez Vizcarra, respectivamente.

Hugo Leonel Salas explicó que el cierre temporal de este despepite se llevó a cabo por la sencilla razón de que al propietario ya se le había apercibido en repetidas ocasiones con respecto a la permanente contaminación en la que con el funcionamiento de su negocio incurría, a lo que hizo caso omiso, reincidiendo en la degradación del medio ambiente citadino con ruido excesivo y de contaminación de partículas a la atmósfera.

Además se considera que la acción que se convirtió "en la gota que derramó el vaso", fue el incendio que se registró en ese mismo lugar durante la tarde del pasado lunes, motivo por el que se decidió actuar con drasticidad.

Recordó que como antecedente, al empresario ya se le había otorgado una licencia provisional y condicionada a que resolviera algunas de las irregularidades antes mencionadas, mismas que de manera inexplicable decidió pasar por alto, causa por la que el dictamen ecológico dictaminó incumplimiento.

La clausura en cuestión, insistió se habrá de prolongar durante el tiempo que el propietario decida, ya que tiene la opción de resolver el problema por la vía conciliatoria con la celebración de un convenio o recurrir a la vía jurídica, interponiendo un recurso de revocación de la clausura ante esta instancia municipal o irse por el amparo al Tribunal de lo Contencioso Administrativo.