Alfaro apoya la lucha contra trasvase a León

Dar una disputa política y jurídica para garantizar que las aguas del río Verde queden para los jaliscienses es el planeamiento del presidente municipal; dice que el gobernador ya lo escuchó.

Guadalajara

El proyecto El Zapotillo es "una mentira" porque como lo diseñó la Comisión Nacional del Agua (Conagua), garantiza el recurso a la ciudad de León, Guanajuato, en perjuicio de los derechos económicos y sociales de 800 mil alteños y de casi cinco millones de tapatíos, aseguró ayer el presidente municipal, Enrique Alfaro Ramírez.

Con esa fórmula, el alcalde justificó su apertura de hostilidades en contra la inversión hidráulica más costosa del gobierno Federal en el occidente de México, un asunto que permanecía pendiente de abordar desde que tomó protesta al frente del ayuntamiento, en octubre pasado, y que se da después de numerosas reuniones privadas con integrantes del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua para el Estado de Jalisco. Alfaro Ramírez destacó que como miembro de la oposición y durante la campaña política que lo llevó a la alcaldía, sostuvo los mismos argumentos.

"Fue planteado cuando estábamos en la otra acera, y en campaña, con la misma postura que tenemos en el gobierno: queremos resolver el problema del agua para la ciudad, pero no estamos de acuerdo en el engaño que ha sido esta presa y todo el entorno a ella; yo personalmente ya le expresé al gobernador mi opinión, y creo que tenemos que hacer un frente común en ese sentido; hay una parte del daño que ya está hecho, pero este proyecto pudiera ayudar a resolver en algo la problemática de abasto de agua para la ciudad; hoy creo que estamos lejos de eso, y es inadmisible que el gobierno Federal simplemente haga caso omiso a la demanda de los jaliscienses; el que una presa que se está construyendo en territorio de Jalisco pudiera tener la capacidad de generar el abasto o el caudal de agua que se necesita para nuestra ciudad y, sobre todo, cumplir con los compromisos firmados y con la dotación de agua que le corresponde a nuestro estado", advirtió en entrevista, luego de hacer pública su posición en la XXIV sesión ordinaria del observatorio, realizada en el campus central de la Universidad del Valle de Atemajac (Univa).

El gobernador Aristóteles Sandoval "creo que entiende el problema y sabe lo que se tiene que hacer", consideró; "ahora falta entrarle juntos y no tenerle miedo al gobierno Federal, levantar la voz y defender a la ciudad, espero que lo podamos hacer, él es consciente de esta realidad y a partir de la agenda que vamos a establecer con el observatorio nosotros le plantearemos al gobierno del estado una ruta en la que unamos voluntades para tratar de estar juntos".

- La presa de 80 metros es un hecho consumado, ¿la idea es que esta presa funcionara para el abasto de Jalisco y Guadalajara?

- Pues cuando menos que se pudiera replantear de fondo todo el acuerdo de distribución, que pudiéramos revisar en qué términos está con la ciudad de León, que ya ha concesionado la operación del traslado y del servicio del agua a una empresa española; queremos revisar de fondo el proyecto [...] es un asunto evidente, es un gran engaño, esta presa no es para Guadalajara y tenemos que luchar contra ello.

- Hay mucho dinero involucrado...

- Por supuesto.

- ¿Cómo sería la ruta crítica?

- Hay que revisar la parte jurídica y financiera, pero de entrada puedo decir que si no hay voluntad política nada va a pasar; lo primero que tenemos que hacer es un frente común para defender los intereses de la ciudad, defender el agua y de ahí se podría establecer la ruta, con voluntad, y me parece que se podría establecer un buen acuerdo; yo espero sensibilidad del gobierno del estado [...] si no hacemos algo hoy, se va a convertir en un problema sumamente grave, en el corto plazo; necesitamos ver esto con determinación.

Durante la sesión, se dieron a conocer en esencia las 58 recomendaciones que ha emitido el Observatorio, y la escasa respuesta que se ha tenido de parte del gobierno de Jalisco, que apenas ha atendido de forma parcial tres. También se cuestionó de forma severa el contrato con la agencia de Naciones Unidas para Desarrollo de Proyectos (Unops, por sus siglas en inglés), porque la mayoría de los integrantes del consejo mantiene su idea de que esa entidad "legitimará" el proyecto y será instrumento del gobierno estatal para no oponerse a los dictados del gobierno Federal de construir un embalse artificial a 105 metros de altura que inunde los poblados de Acasico, Palmarejo y Temacapulín, de donde se enviará por un acueducto 120 millones de metros cúbicos anuales para la ciudad de León, en perjuicio de una región deficitaria del recurso y con riesgos de mayor escasez ante el fenómeno del cambio climático.

Alfaro propuso establecer tres líneas de trabajo: la primera de corte político, tendiente a apoyar las gestiones para impedir el trasvase; una segunda línea es trabajar con el Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) para que en el nuevo proyecto metropolitano, el tema del agua esté debidamente priorizado. Una tercera vertiente es trabajar el asunto de las inundaciones y de la recuperación de caudales y de manejo de cuencas, cuyos defectos actuales ocasionan más de mil millones de pesos en pérdidas por año, según estudios del SIAPA y de la Universidad de Guadalajara.

Los acuerdos fueron también respaldados por la presidente municipal de Tlaquepaque, María Elena Limón, y los representantes de los alcaldes de Tonalá y Zapopan.

900 millones

La atención de las inundaciones tiene la posibilidad de contar para este 2016 con una bolsa de 900 millones de pesos, aseguró Alfaro Ramírez.

"Traemos un proyecto trabajando con el gobierno del estado, con base en un planteamiento de hace muchos años que estaba sin ejercerse; una parte del recurso viene de una bolsa federal, logramos etiquetar el presupuesto federal este proyecto como un asunto que tendrá una programación multianual, es decir, que ya está en la cartera de Hacienda, y eso va a permitir que se etiqueten recursos todos los años; el proyecto para resolver el tema de fondo cuesta alrededor de ocho mil millones de pesos, en una estimación preliminar del SIAPA, y nosotros creemos que se tiene que hacer un programa de inversión de siete años", apuntó. La prioridad este año serán la cuenca del Chicalote (canal Santa Catalina), la de El Deán y la de Atemajac, añadió.

Los números

58 recomendaciones ha emitido el Observatorio Ciudadano del Agua, y asegura que ninguna ha sido aceptada y cumplida "debidamente" por el gobierno de Jalisco

80 metros es la altura de la cortina de El Zapotillo en la actualidad; su edificación a 105m está impedida por la Corte

800 mil habitantes de Los Altos de Jalisco viven en el estrés hídrico y las decisiones de la Conagua de impedir el uso de su agua subterránea

9.6 m3 por segundo es el derecho de Guadalajara sobre el agua de la cuenca del río Verde

2005 es el año en que se concibió el proyecto El Zapotillo; la presa original era para la ciudad de León y no inundaba Temacapulín