Productores, cautelosos ante uso de transgénicos

No es lo mismo el algodón que la alfalfa, ya que el último es un cultivo semiperenne que se siembra todo el año y tiene sus altibajos en la producción dependiendo de la época del año.
Productores, cautelosos ante uso de transgénicos.
Productores, cautelosos ante uso de transgénicos. (Nancy Méndez Lozano)

Lerdo, Durango

Álvaro Burciaga Flores, productor de alfalfa y chile en Lerdo, compartió que su opinión es balanceada en cuanto a los beneficios y perjuicios en el uso de la semilla transgénica en La Laguna.

“Y no meter cultivos que gastan mucho recurso hídrico donde no lo hay, por poner un ejemplo”.

"En el caso del algodón transgénico, en la región ya está sembrándose. Son temas delicados, por un lado los productores están de acuerdo porque hay mejores rendimientos, menos pérdida, los insecticidas son más baratos", detalló.

Sin embargo, dijo que en relación a los beneficios y perjuicios sobre el uso de la alfalfa transgénica en la Comarca Lagunera, quien debe de informar y recomendar sobre las instituciones encargadas de hacer la certificación como el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Y en un momento dado otras dependencias de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Burciaga Flores comentó que no es lo mismo el algodón que la alfalfa, ya que el último es un cultivo semiperenne que se siembra todo el año y tiene sus altibajos en la producción dependiendo de la época del año, así como sus plagas específicas, principalmente el pulgón.

Señaló que en el caso de las semillas transgénicas de algodón se les incorporaron genes para resistir plagas como el picudo porque el cultivo ya no era redituable por el incremento en costos y bajos rendimientos.

“En el caso de la alfalfa no se ve un ataque fuerte de plagas y son más fáciles de controlar, habría que generar un transgénico para incorporarle genes con una producción sostenida todo el año y un gasto mínimo de agua”.

Por último, mencionó que lo que habría que hacerse es una planeación de cultivos a nivel nacional y establecer como en Estados Unidos, zonas específicas de producción de tomate, melón, algodón, entre otros, de acuerdo con la disponibilidad, en este caso del agua.

“Y no meter cultivos que gastan mucho recurso hídrico donde no lo hay, por poner un ejemplo”.