Alertan sobre pesca en reserva de la biósfera Isla Guadalupe

El artículo 27 de la Constitución prohíbe que extranjeros exploten productos marinos en aguas nacionales

Tijuana

Empresarios de Ensenada advirtieron que embarcaciones extranjeras pretenden conseguir permisos de pesca comercial, disfrazadas de concesiones deportivas, en la reserva de la biósfera Isla Guadalupe, en Ensenada, cuyo principal atractivo es el tiburón blanco.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Acuícola y Pesquera (Canainpesca) del estado, Juan Manuel Morán Sánchez, explicó que durante años las empresas no han respetado las normas mexicanas.

El viernes pasado, el Periódico Oficial de Baja California publicó que la empresa Naviera Turística del Pacífico S.A de C.V. solicitó un estudio de impacto ambiental para los barcos estadounidenses Shogun y Polaris.

"Lo hemos manifestado durante años: los barcos extranjeros vienen a México y como no tocan puerto ni de entrada ni de salida, entonces pescan lo que quieren y hacen filetes y luego lo comercializan en Estados Unidos, cuando eso también está prohibido por las leyes mexicanas. Es una parte que no se cumple, o sea, no está siendo exigida de que entren a puertos mexicanos. Ha habido esa omisión por parte del gobierno mexicano", explicó.

El empresario señaló que además de no respetar el reglamento del país, entregarles un permiso de pesca sería irregular, ya que el artículo 27 de la Constitución prohíbe que extranjeros exploten productos marinos en aguas nacionales.

"Por eso es una área protegida, que ellos están buscando hacer una pesca deportiva, cuando en realidad históricamente sabemos y lo hemos manifestado en diversas ocasiones, que hacen una pesca comercial disfrazada de deportiva porque pescan más de lo que deberían de pescar", expuso.

Morán Sánchez lamentó que mientras las autoridades exigen a los comerciantes mexicanos el cumplimiento de las reglas para la pesca comercial y deportiva, el criterio no se aplique igual para quienes vienen de fuera del país.

Explicó que la capitanía del puerto debe revisar los permisos de cada barco y en el caso de extranjeros, las autoridades migratorias deben vigilar su documentación. Al final, los inspectores federales de pesca verifican el tipo de permiso y que el equipo que utilizan cumpla con las reglas de seguridad marítima.