CRÓNICA | POR PABLO REYES

“Voy a donar mis órganos porque quiero regalar vida a la gente”

La madre de Alejandro sabía las intenciones de su hijo, quería ser un héroe de verdad para ayudar a otros

Tamaulipas

Los trasplantes de órganos permiten dar una nueva oportunidad de vida a pacientes que tienen pocas posibilidades de sobrevivir.

Las pláticas sobre la donación de órganos que se implementan en las escuelas, cambiaron la vida de Alejandro Cruz Delgado, quien a sus 14 años de edad, se convirtió en un ángel y regaló vida a dos personas con una situación complicada de salud.

El adolescente alegre, feliz, buen amigo e hijo, recibió una información importante en el plantel donde estudiaba, en donde un organismo no gubernamental, explicó la relevancia de este tema.

Hablaron de qué se trataba y también de la importancia de adquirir esa cultura.

Se le grabó en la mente todo aquello y lo adoptó como propio.

Coincidentemente, en aquel entonces, a su madre le tocaba cambiar la licencia de conducir mediante la Oficina Fiscal.

Como es bien conocido, en este documento oficial se integra la información sobre si el portador quiere o no ser donador.

En este caso, a la señora Angélica (madre del menor) no le preguntaron si deseaba ser donadora, simplemente se le puso un no de manera automática, como le pasa a gran cantidad de personas que efectúan el mismo trámite.

Al llegar a su casa, su hijo le pidió la nueva licencia para ver cómo luce su fotografía.

Fue en este momento cuando se percató que la tarjeta decía "no" en la opción de donador.

Preguntó a su mamá, ¿Por qué dice que no quieres ser donadora?, a lo que su madre responde, "no recuerdo, no me preguntaron, como solo iba a ese trámite no le preste mucha atención".

La respuesta inmediata del pequeño Alejandro fue "voy a donar mis órganos si la condiciones se prestan, porque yo quiero regalarle vida a la gente que lo necesita".

Esa plática llegó a lo más profundo del corazón de la señora Angélica, pues su hijo estaba convencido de lo que quería ser, un héroe de verdad, alguien que da la vida por los demás.

Lamentablemente, tan solo 15 días después de esta conversación, el adolescente perdió la vida.

A pesar del dolor, la madre siguió la voluntad del menor y gracias a él, dos personas lograron recuperar su calidad de vida.

En comentarios de su progenitora resaltó que "dar vida, nos duele mucho, pero tenemos que salir adelante y ayudar a los demás, decir sí a la donación, podría ser cualquier familiar.

Dios les encomienda una misión a todos".

Agregó, "sientes la tristeza pero por otro lado la alegría de dar salud a otras personas que no conoces, eso era lo que mi hijo quería, desde el cielo debe estar orgulloso, como nosotros lo estamos de él".

Esta historia ha quedado como un estandarte para la Fundación Humanitaria de Trasplantes de Tamaulipas, quienes buscan sembrar una semilla para que florezca en algo positivo en las nuevas generaciones, ya que es algo que puede salvar la vida de muchas personas.

Cabe destacar que la señora Angélica continúa participando en la difusión de este mensaje para concientizar a la población.