En 51 operativos, 652 le soplan al alcoholímetro

De enero al 29 de agosto pasado se han consignado al Ministerio Público a 156 conductores, 134 han recibido amonestación y se han enviado al corralón a 150 vehículos.
Así se ven ahora los fines de semana en las calles de Torreón.
Así se ven ahora los fines de semana en las calles de Torreón. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Los operativos de Alcoholímetro fueron retomados en el municipio de Torreón durante el comienzo de la gestión de Miguel Ángel Riquelme Solís.

Bajo las órdenes de Guillermo Flores, director de Tránsito y Vialidad, estos operativos se coordinaron y se comenzaron a colocar en diferentes puntos de la ciudad.

Estrenando su cargo ahora de la dirección, Ricardo Hamdan, calificó de positivos estos operativos que han permitido contener una oleada de accidentes vehiculares que dejaron una estela de personas heridas o en el peor de los casos sin vida.

“En las estadísticas se está manejando que las mujeres están tomando más, pero también se sabe que por lo regular si ellas toman, ellas no manejan”, manifestó el director de Tránsito y Vialidad de Torreón.

De enero de 2014 al 29 de agosto pasado, se han realizado un total de 51 operativos, ubicándose de preferencia en sectores donde confluyen calles concurridas.

Participan agentes de Tránsito y Vialidad, apoyados por elementos de la Dirección de Seguridad Pública en caso necesario y en los más recientemente realizados, se contaba con presencia de un médico y agente del Ministerio Público.

Un total de 652 personas han soplado por las boquillas desechables del aparato y se conectan al aparato que mide los estados etílicos de quienes van manejando, por el nivel de sangre que está concentrado en el torrente.

MEDICIÓN

Los parámetros que indica el aparato para proceder con el trámite de consignación o remisión, son: de cero a .39 aliento alcohólico, de .40 al .49 primer grado de ebriedad, de .50 en adelante, segundo y tercer grado de ebriedad.

De ese total de personas que han sido revisadas, se han consignado al Ministerio Público 156. Otras 134 han recibido amonestaciones. Al corralón se han enviado 150 unidades.

En los operativos también se han visto beneficiados los taxistas que esperan a que alguien salga positivo y no remitido, para poder llevarlo a casa.

MULTAS

Para el primero de mayo de este 2014, se relanzó la campaña de Alcoholímetro y también la llamada Conductor Seguro, que mantenía un enfoque especial, hacia los jóvenes.

Se informaron las tarifas que están vigentes y relacionadas con consumo de alcohol son las siguientes: Conducir en estado de ebriedad 5,120 pesos, traer bebidas
alcohólicas abiertas en el interior del vehículo 1,920 pesos, negarse a la prueba del Alcoholímetro 3,840 pesos.

Además, a quienes se les retira el vehículo, se les carga el pago de grúa y corralón.

Los puntos de revisión, informaron que aproximadamente un 20% de los conductores revisados son del sexo femenino y 80% del sexo masculino.

Otras multas importantes que también fueron dadas a conocer son: usar el celular al manejar 640 pesos, no usar cinturón de seguridad 640 pesos, no respetar zonas peatonales 640 pesos, manejar a exceso de velocidad 1,280 pesos.

Un fenómeno peculiar se derivó a raíz del comienzo de los operativos de alcoholímetros: los jóvenes se comunicaban en redes sociales o por medio de sus celulares, sobre donde estaba instalado para evadirlo.

Al momento de ser entrevistado, Ricardo Hamdan tenía solamente un día nombrado como nuevo director de la dependencia, por lo que no supo indicar cifras respecto a la cantidad de hombres y mujeres que son detenidos en estado etílico.

Sin embargo, los elementos que han estado en los puntos de revisión, informaron que aproximadamente un 20% de los conductores revisados son del sexo femenino y 80% del sexo masculino.

“En las estadísticas se está manejando que las mujeres están tomando más, pero también se sabe que por lo regular si ellas toman, ellas no manejan”, manifestó el director de Tránsito y Vialidad.

El organismo pasa por diversas etapas cuando es sometido a la ingesta de alcohol, destacando entre las primeras la de cierta alegría que luego se puede convertir en una depresión de los reflejos motrices y la llegada de la sustancia etílica a la sangre puede tardar entre 30 y 90 minutos, dependiendo de la respuesta del cuerpo de cada persona.

Es sabido que el exceso de consumo de esta sustancia puede generar en determinado punto, desmayos e incluso la muerte por congestión alcohólica.

Por tanto, el hecho de conocer estos datos podría ser un estímulo para que la gente no se anime a conducir en estado de ebriedad.

“Valdría la pena hacer recomendaciones como Departamento de Vialidad, que por favor si salen y toman, lo hagan con respeto, que sus vidas valen mucho, campañas de ese tipo que nos puedan a ayudar a que la gente se cuide más”, indicó Hamdan.

Destacó también que en muchos accidentes, las personas que van tomadas pueden estar consientes de esto, pero los reflejos no responden igual y puede haber
alguna imprudencia que no sólo perjudicaría al conductor, sino también a otras personas que pudieran ser inocentes.

Señaló que en el caso de las mujeres al excederse en el consumo del alcohol, que les hace efecto más rápido, se pueden exponer a agresiones que pueden incluso derivar en violaciones.

EL ÚLTIMO ACCIDENTE POR CONDUCIR EBRIA

Pero también han ocurrido accidentes lamentables donde las mujeres conduciendo en estado de ebriedad han dejado a personas sin vida de manera trágica.

El más reciente, protagonizado por Lizeth Garay Medina, de 25 años, que conducía un automóvil del que perdió el control al transitar por la avenida Juárez, de poniente a oriente a la altura de la calzada Francisco Sarabia.

El vehículo se fue a más de cien kilómetros por hora, impactando por alcance a otro auto, volcándolo y dejando a dos de los tripulantes prensados, uno de los cuales murió en el lugar, Edgar Olivares Ramírez, de 26 años.

El otro deceso fue de Alejandro González Díaz, de 32 quien no resistió las graves heridas que sufrió y murió en trayecto al hospital donde iba a ser atendido.

Este accidente conmocionó a los jóvenes, muchos de los cuales manifestaron su repudio por Lizeth Garay Medina, quien por cierto, salió rápidamente de la cárcel, a pesar de que viajaba en estado de ebriedad, tras pagar una fianza por 300 mil pesos.

Pero es importante señalar que no hay dinero que recupere una vida y retomar el mensaje clásico y trillado, pero efectivo, de “si toma no maneje”.

No lo haga porque no lo agarren en el Alcoholímetro que seguirá operando en este municipio en lo sucesivo, según confirmó Ricardo Hamdan, hágalo por usted, por sus seres queridos y por el bien de la comunidad, porque sin duda, a nadie le gustaría que algún ser querido se topara con un conductor ebrio.