Alcaldes metropolitanos ya preparan sus maletas

Con la licencia a su cargo, dejarían atrás problemas financieros y promesas incumplidas en los municipios de Tlaquepaque, Zapopan, Tonalá y Tlajomulco.

Guadalajara

Al menos cuatro municipios de la zona metropolitana de Guadalajara (ZMG) podrían ver a sus alcaldes solicitar licencia en los próximos días, según la intención que ellos mismos han manifestado, de buscar otro cargo de elección popular.

El presidente municipal de Zapopan, Héctor Robles Peiro, solicitó licencia para separarse del cargo de manera temporal en la sesión que se realizó este 12 de diciembre, aunque aclaró que sólo era por vacaciones y que regresará el 4 de enero. También afirmó que su separación no tiene que ver con tintes políticos y que quien diga lo contrario es “mentiroso, falso, hipócrita”. Sin embargo, unos días atrás había dejado entrever que esperaba que su partido definiera si buscaría otro cargo.

Según colaboradores de Héctor Robles, entre las posibilidades que espera que se den, está una candidatura a diputado federal o una invitación a integrarse al gabinete del gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, aunque todavía no hay claridad en el tema.

Robles Peiro se va de vacaciones en medio de severos cuestionamientos por la licitación de luminarias en el municipio, para lo cual se contrató una deuda de 78 millones de pesos.

Por su parte, los regidores de oposición hicieron señalamientos de que se trataba de una compra manipulada para favorecer a determinada empresa; además, MILENIO JALISCO dio a conocer un video en el que la directora de Adquisiciones, Beatriz Ramírez Alcocer, admitía que no se iba a transparentar la información para evitar que los medios de comunicación criticaran que no se contrataba a la empresa que presentó la oferta más barata.

Pero no fue la única compra cuestionada a lo largo de la Administración de Robles Peiro, pues antes había tenido problemas con la adquisición de videocámaras de seguridad, y por la instalación de un software que costó al municipio 111.3 millones de pesos.

A lo anterior se suman los problemas que enfrentó en materia de seguridad, pues su primer director de la policía, David Mora Cortés, tuvo que ser relevado ante el aumento en los delitos y las presiones sociales por el asesinato de un ciclista en el bosque El Centinela. En su lugar, llegó Hernán Guízar Maldonado, uno de los hombres más cercanos al Fiscal General, Luis Carlos Nájera Gutiérrez, pero recientemente fue relevado porque no pasó las pruebas de control de confianza.

A su vez, el presidente municipal de Tlaquepaque, Alfredo Barba Mariscal, ya dio a conocer formalmente que este martes pedirá licencia para separarse del cargo y buscar la candidatura del PRI a la diputación local por el distrito 16.

El alcalde, hijo de quien tiene el control político en el municipio de Tlaquepaque, Alfredo Barba Hernández, tuvo una Administración prácticamente sin sobresaltos. Incluso, el único tema que le generó conflictos, que fue su planteamiento de derribar el mercado Juárez para construir uno nuevo, ante los problemas estructurales que tiene el inmueble, fue archivado.

Jorge Arana Arana, alcalde de Tonalá, también confirmó que buscará una diputación local por el distrito 20. Se iría del cargo dejando atrás una Administración endeudada y con una nómina que el presupuesto municipal casi no puede pagar.

Además, apenas hizo su anuncio, han surgido críticas fuertes en redes sociales, pues Arana fue presidente de la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado, la cual fue señalada como responsable de las irregularidades por 280 mdp.También se diseñaron los escándalos más sonados del Congreso: los pagos al auditor superior por 6.5 mdp sin justificar; el reparto entre diputados de 30 mdp que les dio el auditor superior Alonso Godoy y que incluyó cinco millones de pesos para el suegro de este funcionario, Alfredo Vargas Padilla; el reparto de más de 189 mdp bajo el concepto de “casas de enlace”, que permitió que incluso algunos diputados recibieran un bono navideño de 4.5 mdp, entre otros.

También, el presidente municipal de Tlajomulco, Ismael del Toro Castro, pedirá licencia, pues su intención es contener por la diputación local en el distrito 17. Los plantes de PMC, además, es que sea el coordinador de los diputados locales en la LXI Legislatura.

Del Toro dejaría el municipio sin atender de manera plena los dos reclamos más importantes desde que llegó a la alcaldía: la seguridad y el abasto de agua de calidad.  En cuanto al tema de ecología se cuestionaron las acciones del ayuntamiento sobre la contaminación y tratamiento de agua de la Laguna de Cajititlán. Mientras que la percepción de los habitantes de Tlajo, sobre el crecimiento de la corrupción en su municipio, aumentó 25 puntos porcentuales en tan solo dos años.

De acuerdo con el estudio Índice Municipal de Corrupción, elaborado por la asociación de Profesionales Por la Ética en 2012, el 37 por ciento de la población de Tlajo consideraba que había más corrupción en su municipio, sin embargo, el mismo documento, pero del año pasado, apunta que hubo un crecimiento en la percepción, pues ante la misma pregunta, el 62 por ciento señaló que había más corrupción que antes. Asimismo, el 31 por ciento de los encuestados expresó que la corruptela se mantenía, mientras que el 7 por ciento percibió menos desde hace cinco años.