Estamos trabajando sin oficinas desde hace tres años

El director del Imeplan asegura que ocupar sus oficinas físicas es la parte sencilla del trabajo, pues no es necesario mucho equipo para funcionar.

Guadalajara

Orozco Ochoa señala que ya tuvo un primer contacto con los consejeros ciudadanos, aunque no trabajarán de manera directa con él. También resaltó que el instituto tiene tiempo en funciones y que el llegar a una sede sólo formalizará lo que ya se viene planeando. Tiene los ojos puestos en la elaboración del programa de desarrollo metropolitano, que será uno de los primeros objetivos del Imeplan.

 

¿Qué harás desde la dirección del Imeplan para tratar de que el consejo ciudadano tenga peso y te respalde en los momentos complicados, que seguramente saldrán con la junta de coordinación metropolitana que integran los ocho alcaldes de la zona metropolitana?

Lo primero es —debo agradecer a algunos de ellos que son alrededor de cinco o seis—, ya han tomado la iniciativa de establecer un contacto directo conmigo; hay un buen espíritu de colaboración, así lo he recibido: llamadas, correos electrónicos. Por mi parte he tratado de elaborar un directorio para que pueda haber una comunicación clara y directa entre ellos y en la medida en la que me inviten también a participar; debemos entender que es el titular del área de concertación social el que está previsto como su secretario técnico, no el director. Yo acudiré y participaré en las mesas de discusión las veces que me inviten; la idea es, en definitivo, que debemos de cuidar esta interacción, esta coordinación entre instancias de coordinación metropolitana y fortalecer y atender con toda seriedad las peticiones o las observaciones que nos hagan.

 

Sigue habiendo voces que siguen desconfiando muchísimo del Imeplan, son las mismas voces que criticaron la forma en que fuiste electo; luego, las convocatorias, cuando se dio a conocer los nombres del consejo que dijeron que son puros enviados, que es un consejo de bajo perfil. ¿Cómo llevas la relación con estos disidentes del Imeplan?

Esta ciudad a veces no es tan grande como parece y en temas metropolitanos, en específico, tal vez nos referimos por los comentarios que hacen en el espacio Cívitas. Bueno, lo debo decir, son cuatro actores muy interesados en la gestión metropolitana que también fungen como coordinadores de la asamblea por la gobernanza metropolitana, son las mismas personas, sobra referirme a los nombres, pero son cuatro especialistas en los temas con los cuales desgraciadamente no hemos logrado sumar y, bueno, hay que entender que las voces son las mismas y están en una postura un tanto intransigente, entonces acá tenemos que seguirnos moviendo, la consigna y el compromiso es generar resultados y el espacio sigue abierto, el día que quieran participar, ahí estamos; si lo que les interesa es criticar, creo que es una postura muy lamentable, pero nos seguiremos moviendo.

 

Falta ahora integrar a tu equipo, que son cuatro grandes direcciones, cuatro grandes áreas. ¿Cómo vas en esa integración?

Bien, estos tres meses han sido buen rato, les hemos dedicado a las entrevistas, a revisar perfiles de gente con experiencia que pueda aportar, sobre todo con este plazo tan corto, ahora que nos hemos visto restringidos. ¿A qué me refiero? La elaboración del programa de desarrollo metropolitano, que es uno de los objetivos que se han planteado los presidentes municipales actuales, la idea es heredar una visión de ciudad conforme a un documento.

 

¿A los que lleguen en 2015?

Sí y esto no depende de un equipo técnico que suelte tildazos a un documento y por arte de magia salga una visión de ciudad. Es un proceso para los que entendemos la planeación, mucho más complejo, sobre todo ahora en el siglo 21 con los conceptos de gobernanza; esto implica un involucramiento de la ciudadanía, de la sociedad organizada, del sector privado, del sector público. Tenemos que partir de un diagnóstico que creo que está claro, la ciudad está más que dotada de instrumentos que nos dan este diagnóstico.

 

Y llena también de retos por todo el desastre urbano que hemos acumulado por años de falta de planeación.

El diagnóstico ahí está, creo, es evidente, es reconocible.

 

Es la ciudad con la peor calidad del aire o una de las peores de América Latina, es una ciudad sucia, con miles de casas deshabitadas que ponen a Jalisco a la cabeza en la materia, un mal sistema de transporte, en fin, una gran tarea que hay ahí.

Así es. Creo que el diagnóstico no es el principal reto de estos instrumentos. Como la medicina: a partir del diagnóstico, la responsabilidad de establecer cuál es la solución y esa solución no debe de recaer en cuatro o cinco técnicos, sino que es un proceso de concertación, donde también tenemos que darle cabida a las direcciones de planeación municipal, a las dependencias del estado que tengan interés y responsabilidad sobre los temas de movilidad, medio ambiente, desarrollo territorial, entre otros.

 

¿Sigues confiando en que los alcaldes te darán carta libre para integrar a tu equipo cercano de la dirección del Imeplan?

El trato ha sido muy atento.

 

¿Qué puestos son?

Están previstas las áreas de previsión y programación, el área jurídica de administración y finanzas, la de concertación social, que es una función clave, y por último la de evaluación y seguimiento. Está una contraloría también prevista, pero lo importante es definir un equipo que nos permita sacar este documento, creo que el objetivo primordial es cómo arrancar ya y esto probablemente nos obligue a generar mecanismos mucho más flexibles o contrataciones que no sean tan rigoristas.

 

¿Cuándo tendrás a tu equipo ya ocupando las oficinas que tendrás en este edificio que dejó el personal de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco para irse al superedificio, del que hemos hablado aquí?

Sacando cuentas de la información que tenemos, esperamos que en un lapso de diez, máximo 15 días —es lo que nos han dicho en los días pasados— debemos tener ya la posibilidad de entrar a revisar las condiciones del edificio para poder adecuarlo. Creo que en nuestro caso, para los que trabajamos en estos temas basta y sobra con impresora, computadora y algunos medios de voz y datos para poder ocupar el espacio y lo iremos adecuando en la medida de lo posible, nos apretaremos. Eso es lo de menos, estamos trabajando sin oficinas desde hace tres años ¿por qué va a cambiar y por qué nos va a limitar ahora una sede? Al contrario, va a ser una condición que deba ir mejorando nuestras condiciones de espacio de trabajo, pero no es lo esencial. Lo esencial es esta labor de concertación, concretar la siguiente reunión, que haya un consenso y un acuerdo y que el apoyo recibido de los presidentes municipales, de momento, de nombramiento, me queda muy claro y explícito de cada uno de ellos todo el apoyo, esto lo tomo con toda la formalidad y con toda la confianza y con esa misma tranquilidad les he presentado estas propuestas. Seguramente estaremos caminando, ellos entienden bien de mi compromiso, estoy en la mejor disposición de que esto siga caminando, que sigamos avanzando en los resultados que se tienen previstos para la expectativa que se tiene para el instituto y creo que podemos arrancar ya con un equipo de base en un lapso de 15 a 20 días a partir de la sesión de la junta de coordinación y el anuncio de la integración y la presentación de los consejeros ciudadanos.