Anticonstitucional, exigir a burócratas renunciar a partidos: Anaya

El líder nacional del Partido del Trabajo dijo que es una violación a los derechos de los servidores públicos que el Estado los obligue a dejar su militancia en algún instituto político.
Alberto Anaya, fundador y dirigente del Partido del Trabajo.
Alberto Anaya, fundador y dirigente del Partido del Trabajo. (Cuartoscuro)

Monterrey

Exigir a los burócratas estatales que si militan en un partido político renuncien o serán cesados, es una violación a un derecho que les otorga la Constitución aseguró Alberto Anaya, líder nacional del Partido del Trabajo.

Sus declaraciones surgen con relación a la decisión del Gobierno Estatal de que todos los servidores públicos del nivel que sea, se deben desligar de los institutos políticos en los que militan o simpatizan.

"Los trabajadores del Estado deben cumplir con su obligación sin distingo de partidos políticos, credos religiosos, ni cualquier tipo de ideologías, o sea anteponer los intereses de la comunidad a los de ellos", precisó Anaya.

Dijo que eso es algo que ellos deben tener muy presente y las evidencias son en el sentido de que así es, que cumplen con su trabajo y no lo mezclan con ideologías ni credos políticos.

Alberto Anaya expresó que ese es el deber de los servidores públicos en general, que sus cargos se deben a los ciudadanos que con sus impuestos contribuyen a los salarios que perciben.

En respuesta a la pregunta si es válido exigir que renuncien a su militancia en los partidos, se limitó a decir: "hay derechos establecidos en la Constitución y en ese marco se deben respetar".

Por otra parte, Alberto Anaya dijo que por el hartazgo de la gente en los partidos políticos, en Nuevo León se rompió el bipartidismo.

"Es evidente que las instituciones políticas que estuvieron en el gobierno estatal (PRI y PAN), no dieron resultados para que la población les diera la espalda.

"La ciudadanía aquí en Nuevo León se cansó de las administraciones que encabezaron los partidos institucionales", advirtió.

Los últimos cuatro gobernadores fueron, 12 años del PRI y solamente 6 de Acción Nacional y el más cuestionado es el que antecedió a la presente administración.