Albergando amor para perritos

En 'Albergue con Alas' se encuentran perros en situación de peligro o desamparados en la calle tienen un espacio donde ser cuidados y con oportunidad de vivir en un nuevo hogar.

Torreón, Coahuila

Hace cuatro años los corazones de un grupo de personas fueron tocados por los perritos que viven en situación de vulnerabilidad, por ellos decidieron abrir un espacio en donde los canes puedan recibir apoyo, alimento y sobre todo amor.

También tienen la oportunidad de compartir su alegría y cariño con familias que les abren las puertas de su hogar.

'Ladridos con Alas', es un albergue para estos animales que han sufrido algún tipo de maltrato, enfermedad o que simplemente no tengan un hogar.

"Aquí damos amor terapia, muchas veces cuando los perritos han sufrido maltrato en las calles o en el mismo hogar, llegan al albergue agresivos y nerviosos ya que no confían en los humanos. Con el simple hecho de solo tocarlos te tiran la mordida o se hacen del baño".

Bárbara Gutiérrez administradora de este asilo canino comentó que existen bastantes perros en la calle que son atropellados, que sufren de sarna y hasta son baleados.

Día con día la comunidad habla al albergue para solicitar apoyo para perros sanos, los cuales las personas ya no pueden atender, a ellos se les ayuda promoviendo fotografías de sus mascotas en las páginas web de la institución para poder acomodarlos en cualquier otro hogar.

En 'Ladridos con Alas' únicamente se alojan a perros que llegan con algún padecimiento grave, desde desnutrición, sarna, heridas causadas por personas o por otro perros, entre otros.

En esa casa hay un cupo limitado ya que se pretende tenerlos bien cuidados, en observación y más.

Existe un área de quirófano, estética, veterinaria para darles lo necesario a los que van ingresando. Asimismo se ofrece el servicio a los perritos que si tengan un hogar, solicitando una cuota de recuperación como parte de las actividades para sostener el albergue.

Actualmente están 25 perros en adopción y 10 en tratamiento, Bárbara comentó que en diversos casos el proceso más difícil es la de adopción ya que muchas personas los rechazan porque no están bonitos a su consideración, por el tipo de color de pelo o por ser perros grandes.

En un principio la casa en donde se encuentra el albergue era prestada, ella era rescatista y ya había pasado por diversos albergues. Con la experiencia ya sabía lo que significaba estar al pendiente de los rescatados y sobretodo ofreciéndoles terapias de amor y cariño.

Para poder sustentar los gastos y cuidados de los perros hay un extenso equipo de voluntarios y colaboradores que apadrinan a uno de ellos o bien donan alimento, productos de limpieza, así como medicamento.

El programa de apadrinamiento consta en ser padrino de un perro y cubrirle cada mes las necesidades de alimento, esterilización, o medicamento si es que están en tratamiento. En el momento que el ahijado es dado en adopción, se le mandan fotografías al padrino para que esté al tanto de donde vive ahora.

"Para nosotros no solo es curar las heridas físicas, sino también las del alma, dándoles amor y cariño para que vuelvan a confiar y dosificar sus emociones".

Para Bárbara la experiencia de trabajar y poder ayudar a los perritos ha sido muy gratificante ya que el poder apoyarlos cuando llegan en malas condiciones, ver su evolución y ser parte de ese proceso es sumamente satisfactoria.

LA HISTORIA DE NANA

En este asilo hay perritos que han llegado en situaciones bastante tristes. Bárbara recuerda una en especifico a "Nana", es una perrita criolla cruza de raza chihuahua y french que se recató en Gómez Palacio.

Nana estaba dentro de una bolsa de basura, debido a que la querían desechar, al momento de rescatarla la llevaron a 'Ladridos con Alas'. Se le hicieron diversos estudios y radiografías, los resultados arrojaron que la perrita tenía la columna vertebral fracturada.

El albergue se encargo de llevarla con diversos especialistas para recibir distintas opiniones y todos decían que la durmieran por ya no podría caminar.

"Tú veías a la perrita y tenía unos ánimos, demasiada actitud, a pesar de su situación ella se arrastraba para alcanzar las cosas. Por ello decidimos hacer algo por ella, se le hizo una sillita de ruedas, en el momento en el que se colocó en la silla, salió corriendo, lo que te dice las ganas que tenía de seguir adelante".

Por situaciones como esta, 'Ladridos con Alas' se motiva día con día a seguir ayudando a los perritos que no tienen quien vea por ellos y que vivan casos de riesgos. En el albergue siempre se les brindara esa atención y cuidado que ellos merecen.

¿DÓNDE ENCONTRARLOS?

Ignacio Ramírez #350 oriente colonia Centro en Gómez Palacio, Durango.

714-56-69

Facebook: Hospital y Albergue  Canino Ladridos con Alas.

Twitter: @LadridosConAlas