Albergan aulas de madera a 600 niños

La falta de salones es el principal problema en Altamira, dice secretaria de Educación.
Urgen infraestructura.
Urgen infraestructura. (Jesús Jiménez)

Altamira

En el municipio de Altamira un promedio de 600 alumnos estudian en aulas de madera, las cuales en algunos casos carecen de ventanas, puertas e incluso luz, lo que deja expuesto a los alumnos a las inclemencias del tiempo.

Otras 20 escuelas tienen problemas de humedad en sus salones.

La secretaria de Educación, Eudelia González, explicó que en Altamira la necesidad de salones es alta, por lo menos en este momento tienen solicitudes de unas 50 de por lo menos 25 escuelas, lo que ha llevado a que el municipio tenga que proporcionar aulas de madera para que los niños puedan tomar clases.

Aceptó que las aulas no reúnen las mejores condiciones, pues algunas carecen de puertas, ventas o luz, sin embargo dijo que la matricula en Altamira es cada vez más, sube cada año por lo menos cinco por ciento.En Altamira existen siete escuelas que funcionan con por lo menos dos aulas de madera, en total hay 15 operando, donde un total de 600 alumnos toman clases de forma diaria y los padres de familia de algunos planteles han comenzado a protestar.

Es el nivel secundaria el que hace mayor uso de las aulas de madera, tan sólo la que se ubica en el fraccionamiento San Jacinto y la Joaquín Contreras Cantú en el fraccionamiento Los Prados utilizan dos cada una, también la primera  de Las Haciendas y las Adelitas, y la de la colonia Felipe Carrillo Puerto.

Padre de Familia de la secundaría Joaquín Contreras Cantú denunciaron que 80 menores están estudiando en aulas de madera, y su preocupación tiene que ver con las bajas temperaturas que se han estado presentando, pues las condiciones de los salones no son las más ópticas, según refieren los papás.

En Altamira además hay 20 escuelas que tienen problemas de humedad, es decir que el agua se filtra al interior de los salones y otras 20 que presentan graves daños en su estructura, 170 más necesitan mantenimiento por lo que fueron incluidas al programa Escuela de Calidad.